El atacante brasileño Amauri espera anotar su primer gol con la Fiorentina cuando enfrente el fin de semana a su ex equipo, la Juventus, y prometió festejarlo dando una vuelta al estadio.

"Además de dar la vuelta al estadio, si le marco un gol, renuncio a una semana al churrasco, lo que más me gusta, y me comprometo a una especial donación al instituto para la infancia abandonada en Carapicuiba, donde nací", manifestó.

Tras jugar cuatro campeonatos con la Juve, el delantero fue marginado del plantel en diciembre de 2011 y en enero siguiente emigró a Florencia.

"Lo que más me dolió es que no me dieron ninguna posibilidad cuando se estaba iniciando un nuevo período con otro entrenador (Antonio Conte). No me dieron la ocasión para demostrar mi valor, esto es lo más escandaloso y hasta hoy no entiendo el motivo", señaló en una entrevista que publicó el viernes la Gazzetta dello Sport.

Contó que solo había hablado en dos ocasiones con Conte y "nunca me expresó que no formaba parte de su proyecto, pero era el club el que había decidido marginarme, pero nadie me lo dijo".

"Dicen que la Juve es una señora, pero no es así", sentenció.

Señaló que había pensando incluso con dejar de jugar: "Dejo todo y vuelvo a Brasil, si encuentro un equipo bien, si no, también, pero después llegó el ofrecimiento de Fiorentina y cambié de idea".