Kobe Bryant, que jugó con una máscara especial para proteger su nariz rota, logró 31 puntos, siete rebotes y ocho asistencias para que los Lakers de Los Angeles derrotaran el miércoles por 104-85 a los Timberwolves de Minnesota y consiguieran su 17ma victoria consecutiva.

Bryant no se perdió el partido después de que Dwyane Wade le rompiera la nariz y lo conmocionara con una falta dura en el Juego de Estrellas del domingo.

Después de que recibiera luz verde para jugar con una hora de antelación al inicio del encuentro, Bryant utilizó una máscara como la utilizada por Richard Hamilton que al parecer no inmutó al líder encestador de la NBA, quien acertó nueve de 10 tiros libres.

Pau Gasol anotó 15 unidades en tanto que Andrew Bynum consiguió 13 puntos y 13 rebotes para los Lakers, que aumentaron su foja de local a 15-1 desde la derrota que tuvieron al inicio de campaña en Navidad.

Michael Beasley y Martell Webster anotaron cada uno 14 puntos para los Timberwolves, que jugaron sin Kevin Love, quien al parecer estaba enfermo de gripe.

Minnesota no pudo repetir su eficacia ofensiva que tuvo la noche anterior en su impresionante victoria sobre los Clippers. Los Timberwolves acertaron cinco de 20 disparos en el tercer cuarto decisivo y el partido resultó en su segunda derrota en sus últimos siete partidos.

El novato Derrick Williams logró 10 puntos como sustituto de Love para Minnesota, que terminará el jueves su serie de tres partidos de visitante en Phoenix.