Los Knicks de Nueva York vieron cumplido su gran objetivo de conseguir a un pívot que les ayude en el juego interior con el fichaje de Tyson Chandler, que dejó a los Mavericks de Dallas.

La llegada de Chandler, de 29 años, fue posible gracias a la participación de otros dos equipos, los Wizards de Washington y los propios Mavericks.

Mientras los Knicks también informaron que habían dado de baja al veterano 'All-Star' Chauncey Billups, tras acogerse a la nueva cláusula de amnistía del convenio colectivo que fue aprobado el pasado jueves.

La baja de Billups, de 35 años, permitirá a los Knicks no tener que incluir sus 14,2 millones de dólares de contrato en el tope salarial y lo mismo sucede con los 4,8 millones de dólares que iba a percibir el pívot francés Ronny Turiaf, que fue enviado a los Wizards.

Los Mavericks recibieron de los Knicks al base de segundo año Andy Rautins y el equipo de Dallas le dio al neoyorquino los derechos de selección de Ahmad Nivins y del alero griego Giorgos Printezis.

A su vez, los Wizards le dieron a los Mavericks los derechos de selección en una futura segunda ronda del sorteo universitario.

De acuerdo al "New York Times", Chandler ha firmado por cuatro temporadas y un salario de 58 millones de dólares.

Chandler será un buen complemento defensivo al juego ofensivo del alero Carmelo Anthony y el ala-pívot Amare Stoudemire, algo que el entrenador del equipo Mike D'Antoni había echado en falta la pasada temporada.

El nuevo pívot de los Knicks fue parte importante en el juego ganador de los Mavericks, actuales campeones de liga, después de aportar promedios de 10,1 puntos, 9,4 rebotes y 1,1 tapones en los 74 partidos que disputó durante la temporada regular.

Chandler iba a quedar tercero en la votación para el premio de Jugador Defensivo del Año.