El cuello de Peyton Manning está suficientemente saludable como para que el quarterback realice más trabajo, pero el astro no está listo para recibir golpes.

Un día después de la revisión mensual más reciente a la que se sometió Manning, el médico Robert Watkins dio a los Colts de Indianápolis y al quarterback algunas buenas noticias en una temporada para el olvido. El mariscal, cuatro veces nombrado el Jugador Más Valioso de la NFL, está sanando.

"Me alienta lo que dijo el doctor", dijo Manning. "Estoy contento por intensificar mi programa de rehabilitación, como lo dijeron él... y el personal médico de los Colts. Y estoy esperanzado en tener un progreso continuo en la siguiente fase de mi recuperación".

Watkins considera que continuará la mejoría de Manning.

El quarterback de 35 años no ha entrenado desde el 8 de septiembre, cuando se le sometió a una cirugía de fusión vertebral. La intervención quirúrgica fue necesaria para reparar un nervio dañado en su cuello, que le causaba debilidad en su brazo de lanzar.

Fue la tercera cirugía de Manning en 19 meses y la más riesgosa y complicada de las tres.