Morelia y Santos Laguna, los mismos rivales que jugaron en Torreón hace poco más de tres meses cuando un tiroteo en las inmediaciones del estadio obligó a suspender el partido, se enfrentan este miércoles en el cotejo de ida por las semifinales del torneo Apertura de México.

El argentino Daniel Ludueña, delantero del Santos, recordó los momentos de angustia que vivió al igual que los demás futbolistas y miles de aficionados, quienes debieron huir o parapetarse poco después de los 40 minutos del partido del 20 de agosto, cuando resonaron decenas de disparos durante un enfrentamiento entre un grupo de delincuentes armados y la policía en las proximidades del estadio Territorio Santos-Modelo.

"Fue un momento duro; nunca me había tocado estar en ese tipo de cosas, a pesar de lo que se vivía en la ciudad", dijo el "Hachita" Ludueña, citado el martes por la página de internet del diario deportivo Récord, en referencia a la situación de inseguridad que se vive en Torreón, urbe localizada unos 980 kilómetros al norte de la capital mexicana y que figura entre las afectadas por la violencia relacionada con el narcotráfico en el país.

Durante el tiroteo, en el que resultó herido un policía en una calle cercana, las imágenes de la televisión mostraron a Ludueña y a otros jugadores cuando buscaban en el graderío a sus familiares, tratando de ponerlos a salvo.

"Lo primero que se me vino a la mente fue ir por mi familia, me subí a las gradas, mis hijos estaban muy nerviosos y uno quiso tratar de brindarles una tranquilidad", rememoró el ex delantero de River.

El encuentro no se reanudó sino hasta el 1 de noviembre, cuando Morelia se llevó el triunfo por 2-0. Para Ludueña, el triunfo de los Monarcas no constituye un referente válido sobre lo que podría ocurrir en la semifinal, pues no se trató de un partido normal.

"Es muy difícil tomarlo como un parámetro de juego por lo que pasó realmente; se te vienen a la mente los dos juegos y tienes recuerdos sólo atípicos de lo que pasó y ahora van a ser partidos totalmente diferentes", consideró.

La ida no se disputará en Torreón, sino en Morelia, una ciudad centro-occidental que sin embargo también figura entre las más afectadas por la intensificación de la violencia atribuida al crimen organizado. En su cancha, los Monarcas llevan seis encuentros sin perder ante Santos, que no se impone ahí desde el Apertura del 2007.

Luego de eliminar sorpresivamente en los cuartos de final al Cruz Azul, que se había ubicado segundo de la tabla tras la temporada regular, Morelia busca llegar a su segunda final consecutiva. En el Clausura los Monarcas cayeron ante los Pumas, que se consagraron campeones.

"No es casualidad estar otra vez en semifinales", dijo en conferencia de prensa el técnico de Morelia Tomás Boy. "Estuvimos en la final del torneo pasado, estamos muy ilusionados por ser campeones ahora, y el equipo está unido".

El partido de vuelta está previsto para el sábado en Torreón. En la otra semifinal, Querétaro recibe el jueves a Tigres en la ida.