El nuevo contrato laboral en Grandes Ligas exigirá pruebas de sangre para detectar la hormona de crecimiento humano e incluirá un aumento en el salario mínimo a 480.000 dólares e impuestos especiales para la contratación de selecciones del draft y de jugadores libres internacionales.

Los abogados de los jugadores y de los propietarios trabajan en un memorándum de entendimiento sobre los cambios decididos en el contrato colectivo de trabajo en las mayores y esperan firmar el acuerdo el martes.

Una persona allegada a las negociaciones develó el sábado a The Associated Press algunas de las disposiciones acordadas. Hizo las declaraciones en forma anónima porque el acuerdo no ha sido todavía anunciado. La norma sobre el examen sanguíneo fue informada inicialmente por el diario The New York Times.

La aplicación de la prueba sobre la hormona de crecimiento humano comenzará cuando los jugadores se presenten a la postemporada en febrero, lo cual adelantará a las mayores respecto del fútbol americano de la NFL en ese tema.

El convenio comprenderá un incremento pequeño en el total de los jugadores con derecho al arbitraje salarial después de la temporada del 2012, cuando también habrá un nuevo método para determinar la compensación a pagar a los equipos que pierden a agentes libres de primer nivel en las mayores. Asimismo, será modificado el llamado impuesto de lujo a los equipos con nóminas salariales abultadas, pero el umbral seguirá en 178 millones de dólares el año venidero.

Los cambios son los más numerosos desde el acuerdo de 1997 que fue establecido casi dos años después de una huelga de siete meses y medio que suprimió la Serie Mundial de 1994. El contrato de cinco años, en sustitución del que vence el 11 de diciembre, garantiza 21 años de paz laboral para la MLB en momentos en que la temporada en la NBA es amenazada por un cierre patronal que ya llevó a cancelar una cuarta parte de los partidos.

En el próximo acuerdo, el salario mínimo en las mayores aumentará de los 414.000 dólares de este año a 480.000 en el 2012 y a 500.000 después, lo cual iguala el salario medio de 1989.

Los propietarios lograron uno de sus principales objetivos: limitar los bonos pagados a los agentes libres aficionados que provengan tanto de secundarias y universidades estadounidenses como de organizaciones de las mayores en terceros países.

Los equipos que rebasen un límite deberán pagar un impuesto de 75% a 100% de la cifra excedida y los que superen el tope con cantidades mayores podrían perder a las selecciones de primera y segunda vueltas.

Para los agentes libres internacionales, como los jugadores de República Dominicana y Venezuela, habrá otro límite y otro impuesto con sanciones, y habrá una comisión de estudio que podría instalar un nuevo sistema durante la vigencia del acuerdo.