Algunos atletas brasileñas se han quejado que las medallas que ganaron en los Juegos Panamericanos se han desteñido o perdido el color.

El lanzador de disco Ronaldo Juliao y el jugador de squash Rafael Alarcón dijeron al cibersitio Globoesporte.com que sus preseas de bronce empezaron a deteriorarse tras volver de las justas en la ciudad mexicana de Guadalajara.

Juliao dijo que se percató que su medalla empezó a perder color "apenas unos días después" de recibirla. Creyó que había algo malo con su presea, pero "luego hablé con otros atletas y todos tienen el mismo problema".

Alarcón también se declaró sorprendido: "Nunca había visto algo así", dijo.

Parece que el problema afecta las medallas de bronce, que adquieren un tono plateado tras desteñirse.