Brasil revalidó el sábado la medalla de oro del vóleibol masculino de los Juegos Panamericanos al vencer en cuatro sets a Cuba.

Los brasileños se impusieron 25-11, 24-26, 25-18, 25-19 para repetir el título que ganaron hace cuatro años en Río de Janeiro.

Wallace de Souza lideró la ofensiva brasileña con 22 puntos. El cubano Fernando Hernández se destacó en su equipo con 16.

Los sudamericanos arrancaron como locomotora y cerraron de la misma manera la final.

Fue la segunda derrota de los cubanos ante los brasileños en el vóleibol en Guadalajara, ya que también perdieron el oro en la rama femenina la semana pasada.

Brasil sumó su cuarta presea dorada en la historia del voleibol de hombres de estas justas.

"Técnicamente, Brasil es superior a nosotros en este momento", expresó el entrenador cubano Orlando Samuels. "Dejamos en Cuba a cuatro atletas que los vamos a incluir ahora para la Copa del Mundo (en noviembre). Acá vinimos con un equipo muy joven".

Agregó, sin embargo, que "me hubiera gustado un poco más de actitud y de lucha de los muchachos".

"Me siento feliz por el título y por el trabajo del equipo", declaró el entrenador brasileño Roberley Leonaldo. "Hoy fue decisiva la experiencia de muchos de mis jugadores".

Con Luiz Fonteles y de Souza con cinco puntos cada uno, Brasil no dio respiro y arrolló a Cuba en el primer parcial por 14 puntos de diferencia.

Para cualquier contendiente, esa paliza hubiese sido un golpe psicológico mortal. Pero el sexteto isleño no estaba dispuesto a dejarse arrasar así de fácil, ya que se aplomó en la segunda manga.

El tercer set resultó igual de peleado y llegó a estar 13-13, hasta que Brasil tomó la delantera y nunca la soltó.

Tres servicios malogrados de los cubanos Raydel Hierrezuelo, Isbel Mesa y Fernando Hernández, así como un error en un remate de Wilfredo León, contribuyeron a la causa brasileña en el cuarto set.

Por su parte, Argentina se sobrepuso a la adversidad y le ganó a México 25-18, 22-25, 20-25, 25-22, 15-13 para asegurar el bronce.

El sexteto albiceleste tuvo que recuperarse a un marcador de 1-2 y meterle alma y corazón a los dos últimos parciales para llevarse un partido que se le complicó seriamente.

El argentino Mariano Giustiniano se encargó de meter el último punto para la victoria de su equipo en la quinta manga. También lideró la ofensiva de los sudamericanos con 23 puntos.

El capitán del sexteto mexicano Gerardo Contreras fue el mejor en el ataque con sus 24.

Argentina sumó su quinta medalla en la historia del voleibol masculino panamericano, contando una de oro y tres de bronce que tenía en la vitrina.

"Jugamos con mucho espíritu, corazón y cabeza", declaró a la AP el argentino Federico Pereyra. "Se logró el objetivo ante un rival que luchó y que nos complicó la vida".

"Este partido no se me va a borrar de la memoria", expresó el entrenador mexicano Jorge Miguel Azair. "El bronce estaba para cualquiera de los dos, aunque nosotros tuvimos la oportunidad más cerca".

Estados Unidos se desquitó previamente ante Canadá al derrotarla en cinco sets y amarrar el quinto lugar.

Tras recuperarse de un primer parcial en contra, los estadounidenses terminaron ganando el partido 22-25, 25-15, 27-19, 21-25, 19-17.

Canadá había vencido a Estados Unidos en la ronda preliminar en cinco mangas.

Estados Unidos, que había perdido la final ante Brasil en Río de Janeiro 2007, se quedó con las ganas de sumar su quinto título en el voleibol masculino panamericano.

Puerto Rico venció a Venezuela para asegurar el séptimo lugar con 20 puntos de Víctor Rivera y 15 de Juan Figueroa. Por Venezuela se destacaron Jhoser Contreras con 18 tantos e Iván Márquez con 14.