Los Cardenales de San Luis ya tienen la ventaja de 2-1 en la Serie Mundial después de dar toda una exhibición de bateo en el tercer partido que ganaron por paliza de 16-7 con el dominicano Albert Pujols, su compatriota Octavio Dotel y el puertorriqueño Yadier Molina, de protagonistas.

Pujols, con tres jonrones, iba a ser la figura indiscutible en la gran demostración de poder ofensivo que dieron los Cardenales, junto con Molina, mientras que Dotel fue sin discusión el relevista más dominante que tuvo el equipo de San Luis en el montículo.

El veterano piloto de los Cardenales, Tony La Russa, sabía que después de haber perdido el segundo partido de la Serie Mundial a pesar de la gran labor que hizo en el montículo el zurdo mexicano Jaime García, necesitaba conseguir al menos un triunfo en los tres partidos que se iban a disputar en el Rangers Ballpark, de Arlington (Texas).

No tardó mucho en lograr el objetivo que no sólo le da la ventaja sino que asegura que la Serie Mundial volverá a San Luis y además si fuesen necesarios disputarse el sexto y séptimo partido podría tener de nuevo en el montículo al estelar Chris Carpenter y a García.

Además, el equipo que ha ganado el tercer partido de una Serie Mundial igualada 1-1 se proclamó campeón en 36 de 54 oportunidades. Ese ha sido el caso de las últimas tres y de 10 de las 11 anteriores ocasiones, con la excepción de los Yanquis de Nueva York, que a pesar de ganar el tercero, perdieron la serie ante los Marlins de Florida, en el 2003.

Pujols estuvo magistral con el bate para ser la figura indiscutible del partido al conectar cuatro hits, dar tres jonrones y producir seis carreras.

El primera base dominicano pegó sencillos en el cuarto y quinto episodios y botó la pelota en el sexto contra el relevista dominicano Alexi Ogando, en el séptimo ante Mike González y el noveno con el relevista Darren Oliver en el montículo.

Pujols se unió a los legendarios Babe Ruth y Reggie Jackson, que eran los únicos jugadores que habían dado tres cuadrangulares en un compromiso de Serie Mundial hasta que lo hizo el toletero dominicano.

Ruth lo hizo en 1926 y 1928 con los Yanquis de Nueva York en las Series Mundiales que disputaron contra los Cardenales y Jackson en 1977 frente a los Dodgers de Los Ángeles.

Pujols, que se quedó con .417 de promedio de bateo, también igualó a Jackson al pegar los tres jonrones en turnos consecutivos al bate.

El primera base dominicano de los Cardenales, que se fue de 6-5, cuatro carreras anotadas y seis impulsadas, se quedó a tan sólo un imparable más de haber empatado otra marca histórica en un partido de la Serie Mundial.

La estableció Paul Molitor con seis indiscutibles, en el primer partido de la Serie Mundial de 1982 cuando su equipo de los Cerveceros de Milwaukee la perdieron ante los Cardenales.

Mientras que Molina volvió a jugar una gran defensa en la receptoria, pero también estuvo encendido y productivo con el bate al irse de 3-2, que fueron sendos dobletes, para impulsar cuatro carreras y pisar una vez la registradora.

El campocorto dominicano Rafael Furcal cumplió con un imparable en seis turnos al bate y anotó carrera.

Desde el montículo, Dotel, tercer relevo de los cuatro que iba a utilizar La Russa, confirmó que se encuentra en un gran momento de forma y fue sin discusión el mejor junto con Mitchell Bogs, que iba a sacar los tres últimos "outs" del partido.

Pero antes, Dotel, el veterano derecho de 37 años, le dejó la mesa servida al lanzar una entrada y un tercio en la que sólo cedió un imparable para sacar a un rival por la vía del ponche.

El relevista mexicano Fernando Salas fue el primero del "bullpen" que llamó La Russa para que le quitase la pelota al abridor Kyle Lohse, que había cedido tres carreras.

Salas no estuvo bien al permitir cuatro imparables con tres carreras limpias, que volvieron a meter a los Vigilantes en el partido con un parcial de 6-8.

Dentro de los Vigilantes, Ogando tuvo la desgracia de encontrarse con el bambinazo espectacular de Pujols y sólo pudo sacar un "out" después de ser castigado con tres imparables y cuatro carreras --tres fueron limpias--, dio dos bases por bolas y abanicó a un bateador rival.

Su compatriota, el jardinero Nelson Cruz, se fue de 4-1, que fue jonrón de dos carreras y el primero que pega en el Clásico de Otoño después de haber conseguido seis en la Serie de Campeonato de la Liga Americana frente a los Tigres de Detroit.

El jonrón de Cruz fue el séptimo en lo que va de la fase final y se encuentra a uno más de igualar la marca de más cuadrangulares en un sólo "playoff".

El "Rey de los Jonrones" Barry Bonds consiguió ocho en 2002 y el puertorriqueño Carlos Beltrán la misma marca, dos años depués, en el 2004.

Cruz, además, es el jugador con la mejor relación de jonrones por veces al bate en la fase final para peloteros con al menos 100 turnos. Su media es de 8,08 HR/VB, mientras que Ruth es segundo con un cuadrangular cada 8,60 turnos.

El tercera base quisqueyano Adrián Beltré se fue de 5-4 con dos anotaciones e impulsas, mientras que el campocorto venezolano Elvis Andrus tuvo de 5-2 para pisar una vez la registradora.