El primera base dominicano de los Cardenales de San Luis, Albert Pujols, reconoció que tuvo un error durante el segundo juego de la Serie Mundial, pero aseguró que ese no fue motivo para no hablar con los medios de comunicación después del duelo.

Después de la derrota de los Cardenales por 1-2 ante los Vigilantes en el segundo juego del Clásico de Otoño, cuatro de sus jugadores clave no estuvieron presentes para dialogar con los reporteros que los esperaban.

Pujols, el puertorriqueño Yadier Molina, Lance Berkman y Matt Holliday fueron los jugadores ausentes.

El dominicano dijo que estaba en la cocina comiendo, y que nadie del departamento de relaciones públicas de su equipo le pidió que saliera a hablar con la prensa.

Con su acostumbrado estilo, Pujols dijo que "estuve ahí 20 minutos. Alguien debió decirle algo (al encargado de relaciones, Brian Bartow). ¿Pero qué quieren, que los espere 40 minutos?".

Los medios de comunicación pretendían dialogar con Pujols sobre un error clave que cometió en el noveno episodio, cuando se le fue un tiro, y con esa jugada avanzó a la segunda base el venezolano Elvis Andrus, quien finalmente anotó la carrera de la victoria por los Vigilantes.

El piloto de los Cardenales, Tony La Russa, apoyó lo que dijo Pujols al comentar que "nadie preguntó por ellos, así que se fueron".

Mientras que Berkman indicó que la política de las mayores señala que el equipo debe enviar sólo al piloto del equipo perdedor.

"No si es lo correcto o no", agregó y señaló que "eso deberá revisarlo la liga. Si los medios quieren hablar con determinado pelotero, deberían poder hacerlo, pero ¿eso significa que los jugadores tienen que pararse ante sus casilleros durante media hora esperándolos a ustedes? Yo creo que no, pero sí creo que debería haber una solución de beneficio mutuo".