Con una vuelta soberbia de ocho bajo par, el favorito local Sergio García se encaramó el viernes al tope del torneo Masters de Castelló en la misma cancha donde se coronó campeón de club cuando apenas tenía doce años.

García hizo eagle en el quinto hoyo de par ocho y enhebró ocho birdies con un solo boggie para sumar 130 golpes, doce bajo par, dos menos que su escolta, el sueco Alexander Noren, que también hizo la rueda en 63.

El español, que no gana un título en el circuito europeo desde hace casi tres años, dio muestras de su habilidad natural y su familiaridad con la cancha.

García, que alguna vez llegó a ser el número dos en el escalafón mundial, quedó afuera de los 75 primeros entre el 2007 y el 2008. Pero el golfista de 31 años está recuperando su forma y ha subido al puesto 49.

"Estoy llegando", dijo García, "aunque todavía me falta".

Detrás de García (130) y Noren (132) hay tres con 134: el inglés Ross McGowan, el escocés Gary Orr y el australiano Marcus Fraser.

El argentino Ricardo González, que marcó una tarjeta de 66, totaliza 135, siete bajo par. Y el paraguayo Fabrizio Zanotti, que recorrió el trayecto en par 71, suma 137.