Franz Beckenbauer quiere que las autoridades del fútbol mundial simplifiquen la ley del "offside".

El ex astro del fútbol alemán como jugador y como técnico preside el panel de la FIFA que sugiere cambios a las leyes. El panel se reúne la semana próxima.

Beckenbauer explicó al periódico Bild que las leyes del fuera de juego "se han vuelto muy complicadas" y dijo que incluyó la cuestión en el temario.

"El offside se ha vuelto muy complicado", insistió. "No tenemos que regresar a la edad de piedra del fútbol sino retornar a una interpretación más simple. Por ejemplo el árbitro debería anular un gol solamente cuando el arquero se vea claramente obstaculizado por el jugador en posición adelantada".

La regla del offside, número 11 de las Leyes del Juego de la FIFA, establece que debe penalizarse el offside "por interferir con un adversario", cuando un jugador obstruye deliberadamente la línea de visión o movimiento del arquero, o lo distrae.

La ley también estipula que también debe decretarse fuera de juego cuando un jugador en offside toca la pelota.

Beckenbauer también propuso suprimir la tarjeta roja a un jugador que impide a un rival una oportunidad clara de anotar en el área penal. "Si es una infracción inofensiva, basta con un penal y una tarjeta amarilla", dijo. "La tarjeta roja solamente para ataques brutales. El árbitro debería tener cierta libertad de elección".

Las reglas de la FIFA estipulan que la tarjeta roja es obligatoria solamente en caso de que el jugador derribado se dirija al arco.