El tailandés Ratthapark Wilairot, que no podrá disputar mañana la prueba de Moto2 del Gran Premio de Australia de motociclismo tras ser embestido en los entrenamientos del viernes por el español Marc Márquez, ha recibido el alta del Alfred Hospital de Melbourne y regresa a su casa.

Según informa el equipo Thai Honda Singha SAG, el piloto asiático ha recibido hoy el alta médica y deberá preocuparse de su rodilla izquierda y descartar las presuntas lesiones en el tobillo izquierdo, la espalda y el cuello.

El diagnóstico, según el conjunto de Wilairot, indica que padece una lesión en el ligamento lateral interno más otra en el ligamento cruzado.

El doctor Michele Macchiagodena, de la clínica móvil, que acompaña a los pilotos por todos los circuitos, aseguró que necesita hacerse una resonancia magnética para evaluar minuciosamente la situación de los ligamentos.

Mañana tomará un vuelo hacia su país para permanecer en reposo con su familia a la espera de recibir los resultados de la resonancia magnética que se hará el próximo lunes, día en el que se conocerá si puede participar en el siguiente gran premio en Sepang.

"Estoy bastante triste con todo lo ocurrido este fin de semana. He visto el choque bastantes veces en la habitación del hospital y agradezco las disculpas de Marc, pero desde mi punto de vista creo que debería haber ido con un poco más de cautela en una vuelta donde los pilotos aminoran su marcha, independientemente del trabajo que tuviera que hacer durante esa vuelta que es totalmente respetable y entendible", explicó a través de un comunicado Wilairot.

"Como llevo diciendo varias veces, durante este año no estamos teniendo la suerte de cara. En este GP me veía con opciones de luchar por los puntos ya que me sentía cómodo sobre la moto y con mucha confianza en pista", apuntó.

"Además está lo de Sepang, que es la carrera que considero de casa y hay dudas de si puedo disputarla o no. Espero que este mal trago se pase rápido y nuestra suerte de un giro de 180 grados", comentó.