El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha expresado su satisfacción y ha felicitado a Tarragona por haber sido elegida sede de los Juegos del Mediterráneo (JJMM) de 2017.

El presidente catalán ha dado su "gran enhorabuena a toda la sociedad tarraconense por el éxito de haber conseguido un hito que era esperado, incluso soñado, muy trabajado y que finalmente tiene luz verde".

El líder del ejecutivo catalán ha destacado que la organización de estos juegos supone para Tarragona y para Cataluña "una gran oportunidad de promoción, de darnos a conocer, de proyectarnos de puertas afuera y para celebrar unos grandes juegos".

Mas ha recordado la tradición existente en Cataluña de organizar "grandes acontecimientos deportivos", y se ha mostrado convencido de que Tarragona "estará a la altura de lo que la ciudad significa, de su tradición histórica, de su buen hacer y, sobre todo, de sus anhelos de cara al futuro".