La duodécima jornada del fútbol hondureño, que inicia mañana con un partido, tendrá como principal atractivo los clásicos Victoria-Vida, Real España-Olimpia y Motagua-Marathón.

El sorprendente Victoria, que dirige el español Carlos Cantarero, intentará mañana al menos mantenerse en el cuarto lugar de la clasificación, al que ha saltado con 16 puntos, mientras que su vecino y rival Vida, que suma 14, saldrá resuelto a ganar el clásico local de La Ceiba.

El domingo, el segundo clásico que centrará la atención de la jornada será entre los líderes del Marathón, con 23 puntos, y el local Motagua, último campeón que en el presente torneo no ha podido despegar pese a que cambió entrenador por malos resultados antes de llegar a la mitad de la competición.

De la mano del técnico mexicano José Treviño, el Motagua sigue hundido en el penúltimo lugar con diez puntos en once partidos, lo que muchos aficionados lo atribuyen no a los entrenadores que ha tenido el club, sino a los jugadores que no saben definir en los últimos metros.

El Marathón, que dirige el uruguayo Manuel Keosseián, ha sido el equipo más constante del campeonato, con siete triunfos, dos empates y dos derrotas.

Un tropiezo del Marathón podría costarle el primer lugar, pues su más cercano rival es el Real España, que lo tiene apenas a dos puntos.

El Real España, único invicto en once partidos y que tiene como estratega al argentino Mario Zanabria, jugará de local contra el Olimpia, en el tercer clásico del certamen.

El Olimpia, el equipo de mayor afición en Honduras, ha caído en un bache aunque se ha situado en la tercera posición con 18 unidades, tres menos que el Real España.

El Platense, dirigido por el argentino Roque Alfaro y que está en la octava casilla con once puntos, recibirá al Atlético Choloma, que lo supera por uno en la séptima posición.

La jornada se completará con el compromiso entre el Deportes Savio, que de local lleva 17 partidos sin perder, y el Necaxa, que es último en la clasificación con diez puntos, en tanto que su rival de turno es quinto con quince.