Con apenas 15 años de edad y en sus primeros Juegos Panamericanos, la estadounidense Deireanne Morales toma a Guadalajara 2011 como una experiencia más en lo que parece una promisoria carrera dentro del taekwondo.

Pero la hija de inmigrantes hondureños dijo el jueves que se sentiría decepcionada si consigue algo menos que una medalla de oro en la división de menos de 49 kilogramos.

"Este es un primer paso para mí; desde que empecé en el taekwondo me he puesto metas más y más altas, y claro que vengo a Guadalajara a ganar el oro aquí y después pienso en otro más en Londres", dijo Morales a The Associated Press en un perfecto español, luego del entrenamiento realizado en el gimnasio del CODE, donde el torneo de taekwondo Panamericano comienza el próximo sábado.

Y no es que Morales tenga exceso de confianza. A pesar de su corta edad, su calidad quedó probada al vencer a la campeona mundial de su categoría, su compatriota Danielle Pelham durante los pasados selectivos de Estados Unidos, realizados en enero.

"Estoy muy orgullosa porque trabajé muy duro, yo estoy aquí gracias a mi familia y lista para luchar por mi país, por mis amigos y por Dios", añadió la atleta, quien en el pasado mundial de la especialidad no tuvo fortuna y quedó en la ronda de los mejores 32.

Morales dijo que la clave de su éxito a tan temprana edad han sido sus padres, quienes llegaron a vivir a Los Angeles hace 20 años procedentes de San Pedro Sula y desde pequeña la motivaron para practicar un deporte en busca de una vida mejor.

"En Honduras ellos no tenían una buena vida y por eso se fueron a Estados Unidos, yo nací allá y desde los cinco años empecé a hacer taekwondo, ellos siempre me han apoyado y por ellos es que hago esto", agregó Morales. "Desafortunadamente no pudieron venir a verme competir porque no tienen dinero, pero sé que están conmigo aún a lo lejos".

A pesar de su determinación, Morales sabe que ganar el oro no será fácil. México, el local, tiene un potente equipo en esta disciplina, lo mismo que Brasil y Canadá.

"Sé lo complicado que será, especialmente con México porque van a tener a toda la gente, pero yo vine preparada, quiero cambiar la historia del taekwondo de mi país y aquí voy a comenzar", concluyó Morales.

Con esa determinación es difícil dudar de ella.