Un fiscal antidopaje del Comité Olímpico Nacional Italiano recomendó el miércoles que el ciclista Riccardo Ricco enfrente una suspensión de 12 años por haber violado por segunda ocasión las reglas contra el uso de sustancias que mejoran el rendimiento.

Ricco no compite desde febrero cuando fue llevado de emergencia a un hospital tras enfermarse cerca de su casa en Modena.

El médico que lo atendió al parecer informó a la policía que Ricco reconoció haberse hecho una transfusión de su propia sangre, que presuntamente conservaba en la nevera de su casa.

Ricco ya había cumplido una suspensión de 20 meses después de arrojar positivo en un control antidopaje en la Tour de Francia del 2008.

El nuevo caso será decidido por la corte interna antidopaje del Comité Olímpico Nacional Italiano y Ricco también enfrenta la investigación de un fiscal público en Modena.