La liga italiana de básquetbol intenta resolver los problemas de itinerario para que Virtus Bologna pueda fichar a Kobe Bryant durante el cierre patronal de la NBA.

El presidente de Bologna, Claudio Sabatini, dijo a The Associated Press que logró un acuerdo verbal para que el astro de los Lakers de Los Angeles juegue 10 partidos por tres millones de dólares. El acuerdo depende de que otros equipos alteren sus itinerarios para que Bologna tenga cinco encuentros como local en esas fechas.

Bologna también quiere que sus cinco primeros partidos como visitante sean en las principales plazas de Italia, pero los equipos más pequeños — Cremona y Varese — se rehusan cambiar sus itinerarios.

La liga anunció el sábado en un comunicado que está "trabajando para facilitar que Bologna logre un acuerdo para contratar a Kobe Bryant", y agregó que está "convencida de que el acuerdo puede ser muy importante para el bien general del básquetbol italiano".

El presidente de la liga, Valentino Renzi, dijo a la prensa italiana que estaba "moderadamente optimista" en la consecución del acuerdo, aunque aclaró: "La situación está definitivamente complicada".

Bryant vivió en Italia de los 6 a los 13 años de edad cuando su padre jugó en ese país. Habla italiano y ha declarado que sería un "sueño" jugar en Italia.

Bologna necesitaría que el acuerdo estuviera firmado a finales de la próxima semana para que pudiera registrar a Bryant en la liga italiana antes de que la temporada empiece el 9 de octubre.

En un comunicado difundido el viernes en su sitio, Bologna dijo que había convenido con los representantes de Bryant en que "no hará ningún otro comentario hasta (que haya) un resultado positivo o negativo en las negociaciones".

Mientras, según medios locales de comunicación, el también club italiano Montegranaro estaban en conversaciones con Andrea Bargnani, de los Raptors de Toronto.

Danilo Gallinari, de los Nuggets de Denver, regresó la semana pasada con su otrora equipo italiano, Olimpia Milano, en tanto otros jugadores de la NBA se han ido a clubes en Europa y Asia.

A un mes exacto del inicio tradicional de la temporada en la NBA, los propietarios y los jugadores se reunieron en Nueva York por segundo día consecutivo con la esperanza de levantar el paro.