El exguardameta de la selección colombiana y una de las figuras de la liga mexicana entre los tres palos del Pachuca, Miguel Calero, anunció hoy su retirada del fútbol, a los 40 años y vencido por las lesiones que sufrió en las últimas temporadas.

"Llegó el momento de decir adiós: es difícil", dijo Calero, con lágrimas, a los medios y agradeció al Pachuca los once años de permanencia en el equipo, tiempo en el que conquistó un título de la Copa Sudamericana, tres de la Concacaf y cinco de la liga local.

Aunque informó la noticia este jueves, Calero afirmó que quería irse del fútbol como titular en el partido contra los Pumas de la UNAM de la jornada 14, el próximo 22 de octubre.

Calero comenzó su carrera en 1992 con el Cali de su país, de donde pasó al Atlético Nacional, club que lo vendió al Pachuca. Además, hizo parte de la plantilla que jugó el Mundial de Francia 1998 con la selección Colombia.

En México se dio a conocer pronto por su liderazgo y grandes reflejos. "Si volviera a nacer, volvería a ser arquero y jugaría en el Pachuca", señaló el guardameta, limitado en los últimos años por una lesión en el brazo izquierdo.

El presidente del Pachuca, Jesús Martínez, destacó la profesionalidad de Calero, con 395 partidos disputados en México y lo calificó como el portero más ganador del fútbol local. También, resaltó sus cualidades fuera del campo ya que el colombiano ayudaba a distintas causas sociales.

En la presente temporada, Calero ha recibido nueve goles en seis partidos y ha podido ayudar poco a los 'Tuzos', que presentan la tercera peor defensiva del Torneo Apertura 2011 en el cual el equipo aparece en el noveno lugar.