El venezolano Ozzie Guillén necesitó menos de 48 horas para cambiar de equipo y ser el nuevo manejador de los Marlins de Florida después que el pasado lunes los Medias Blancas de Chicago lo dejaron en libertad para que no cumpliese con el último año que le quedaba de contrato.

Guillén fue presentado hoy, miércoles, como el nuevo responsable técnico del equipo de Florida, que la próxima temporada cambiará de nombre, se llamarán los Marlins de Miami y además también inauguraran estadio.

La misma jornada en la que finaliza la temporada regular del 2011, los Marlins han encontrado en Guillén al profesional con el que quieren iniciar una nueva etapa de reconstrucción.

El encargado de hacer la presentación oficial de Guillén fue el propio dueño de los Marlins, Jeffrey Loria, muy diferente en su personalidad y estilo de gestión a Jerry Reinsdorf, de los Medias Blancas, que entendió a la perfección la "original" personalidad del manejador venezolano.

"Bienvenido a la nueva era en el béisbol de los Marlins", anunció Loria cuando se refirió al nuevo manejador y al estadio que estará listo a partir de la próxima temporada.

"Conozco a Ozzie (Guillén) por 20 años y no podría estar más feliz que sea él quien lidere al equipo para inaugurar el nuevo estadio", subrayó Loria.

Por su parte, Guillén se mostró sonriente y feliz de estar con una organización como los Marlins para iniciar una nueva etapa profesional.

"Estamos todos muy ilusionados", señaló Guillén durante la rueda de prensa. "Es un paso muy grande en mi carrera, una nueva etapa que puedo comenzar con la aportación de una gran energía y entusiasmo, pero lo más importante de todo es tener un equipo ganador".

Aunque los términos del contrato no han sido dados a conocer fuentes periodísticas informaron que será de cuatro años, que era la extensión que Guillén les pedía a los Medias Blancas y Reinsdorf no le quiso dar.

Los Marlins, que concluyen hoy la temporada regular en el tercer partido de la serie contra los Nacionales de Washington tienen marca perdedora de 72-89 y ocupan el último lugar de la División Este de la Liga Nacional.

Loria desea que la llegada de Guillén y la inauguración de un nuevo campo vuelvan a proyectar a los Marlins como un equipo con posibilidades de aspirar a otro título de la Serie Mundial.

El dueño de los Marlins está convencido que Guillén, que ya ganó la Serie Mundial con los Medias Blancas, en el 2005, es el piloto indicado para avanzar en ese nuevo objetivo.

"Me siento muy ilusionado con el nuevo campo", comentó Guillén. "Es muy bonito y espero que los aficionados también la misma sensación en cuanto a la nueva era que ahora comienzan los Marlins".

Guillén dijo que su objetivo es no sólo que los aficionados vayan a un estadio nuevo en el que se sientan muy bien y lo alaben sino que también vean un gran béisbol por parte del equipo en el diamante.

El veterano Jack McKeon, de 80 años, en su segunda etapa con los Marlins, esta vez como interino, ya que llegó el pasado junio, dijo el lunes que pensaba retirarse al concluir la temporada regular.

Nada más conocerse el anuncio de McKeon, Guillén se reunió con Reinsdorf para al final de la jornada tanto el equipo de los Medias Blancas como Guillén comunicar oficialmente que no seguía más con el equipo.

Guillén, de 47 años, le quedaba una temporada más con los Medias Blancas y los Marlins tendrán que compensar al equipo de Chicago de la Liga Americana con dos prospectos de las ligas menores como son el relevista dominicano Jhan Marinez y el jugador de cuadro puertorriqueño Osvaldo Martínez.

Guillén (678-617) se convierte en el cuarto manejador de los Marlins desde el comienzo del 2010 lo que significa que el piloto venezolano que siempre dice lo que piensa podría generar un gran ambiente en la relación con Loria y los directivos del equipo.

Los Marlins son el equipo que despidieron a Joe Girardi tras haber estado sólo una temporada en el puesto de manejador y ser nombrado Piloto del Año de la Liga Nacional en la temporada del 2006.

El equipo también deja un campo, el Sun Life Stadium, en el que ha jugado desde que llegó a las Grandes Ligas en la temporada de 1993, por lo que los Marlins tienen previsto hoy una gran ceremonia de despedida durante el último partido de la temporada regular que van a disputar frente a los Nacionales.

Por su parte, los jugadores han reaccionado de forma positiva a la contratación de Guillén y consideran que la directiva ha puesto todos los elementos juntos para que la próxima temporada se mucho más positiva que la presente.