Alex Ferguson se quejó el lunes de que la televisión ejerce demasiados poderes sobre los clubes, aunque los crecientes ingresos por las transmisiones en los últimos 20 años han ayudado a que el Manchester United sea uno de los equipos más ricos y dominantes del fútbol inglés.

El técnico del United está enojado porque la programación de los partidos de la liga Premier sea determinada por los dueños de los derechos televisivos, en este caso las cadenas BSkyB y ESPN.

"Cuando uno le da la mano al diablo, tiene que pagar el precio", dijo Ferguson a la BBC, que transmite las jugadas más destacadas del campeonato inglés.

El United se embolsó el equivalente de 99 millones de dólares en concepto de ingresos por televisión la pasada temporada, en la que estableció un récord con su 19no título de liga.

"La televisión es Dios en este momento. Es un rey", dijo Ferguson. "Se nota claramente cuando sale el programa de partidos, pueden hacer lo que se les antoja y ponen a los grandes equipos en las horas que quieran".

"Se presentan situaciones ridículas, como que se juegue el miércoles por la noche en Europa y luego el sábado a la hora del almuerzo, a las 12.30 de la tarde", dijo el técnico.

La Premier fue creada en 1992 y en su primera temporada el monto recabado por transmisiones fue de 70 milllones de dólares. Esto contrasta enormemente con la cifra más reciente, de 1.900 millones de dólares, que se generó gracias a patrocinadores y la televisión.

Pero Ferguson considró que los ingresos no se acercan a lo que el United debería devengar: "Si uno se pone a pensarlo, no recibimos suficiente dinero ", dijo.

Los ingresos por derechos de televisión han convertido a la Premier en la liga de fútbol más rico del mundo y al United como el club más valioso, según un estudio de la revista Forbes.