Kendall Hunter corrió el domingo siete yardas para lograr el único touchdown del partido con 3:59 minutos en el reloj y los 49ers de San Francisco remontaron para ganar 13-8 a los Bengals de Cincinnati.

Cincinnati jugó ante la menor concurrencia para un partido inaugural en casa en treinta años.

La corrida de Hunter completó el único avance importante de los 49ers (2-1), que no habían cruzado la mitad del campo hasta mediados del tercer cuarto.

Cincinnati (1-2) sólo consiguió un par de goles de campo de Mike Nugent en la primera mala actuación del quarterback novato Andy Dalton. Fue interceptado dos veces en el cuarto parcial, las dos primeras de su carrera.

Sólo 43.363 simpatizantes fueron al estadio Paul Brown, de 65.500 butacas. Los Bengals no habían tenido tan poco público en su debut en casa desde 1981, cuando jugaban en el estadio Riverfront.