La lucha por los tres los títulos de división que aun faltaban por definirse en las Grandes Ligas se acabó la pasada noche con los triunfos que lograron los Cerveceros de Milwaukee, Cascabeles de Arizona y Vigilantes de Texas para proclamarse campeones.

De esta manera los seis títulos de división de las Mayores tienen ya dueño con los Cerveceros campeones en la Central y los Cascabeles en la del Oeste del "Viejo Circuito", siendo ambos equipos las grandes sorpresas de la temporada.

Especialmente el equipo de Arizona, que vino desde el último puesto para en la recta final de la liga durante el mes de septiembre imponerse a los Gigantes de San Francisco, actuales campeones de la Serie Mundial, que habían sido los líderes.

Los Cerveceros vivieron el gran sueño de conseguir su primer título de división desde la temporada de 1982 al vencer por 4-1 a los Marlins de Florida y ser los mejores en la Central, donde los grandes derrotados son los Cardenales de San Luis, el equipo que al comienzo de temporada salía como favorito.

El jardinero izquierdo Ryan Braun (32) pegó un cuadrangular clave de tres carreras en el octavo capítulo para romper el empate en la pizarra y asegurar la victoria de su equipo.

El primera base Prince Fielder, que puede estar jugando su última temporada con los Cerveceros, también pegó jonrón solitario para el equipo de Milwaukee que le permitió llegar a los 35 y seguir en la lucha por el título de la Nacional, que lideran el dominicano Albert Pujols y Matt Kemp, ambos con 37 vuelacercas.

Los Cerveceros sólo tuvieron que esperar 20 minutos después de haber conseguido la victoria para conocer que también eran campeones de división cuando concluyó el partido en el que los Cardenales perdieron por 5-1 ante los Cachorros de Chicago, otro de los equipos favoritos al título al inicio de la temporada.

Braun iba a ser la estrella del partido después que fue ovacionado por los espectadores que abarrotaron el estadio cuando salió a la caja de bateo con dos corredores en circulación.

El jardinero estelar de los Cerveceros les respondió con un jonrón monumental contra el relevista Clay Hensley (6-7) para salir de un bache de 16-1.

Braun reaccionó apuntando el bate en el aire hacia el dueño de los Cerveceros, Mark Attanasio, y hacia los aficionados para comenzar a correr las bases.

El cuadrangular de Braun evocó el que pegó en el último día de la campaña del 2008, que le permitió a los Cerveceros como comodín de la Nacional su primera presentación en la fase final de la temporada desde 1982.

Los Cascabeles también disfrutaron en su campo y ante sus rivales más directos, los Gigantes, la gran celebración de conseguir el título de campeones de división por primera vez desde la temporada del 2007.

El equipo de Arizona completó una difícil carrera para ganar su primera corona en la División Oeste de la Liga Nacional en cuatro años al vencer 3-1 a los Gigantes cuando el novato Paul Goldschmidt conectó un triple de dos carreras contra Sergio Romo en la octava entrada.

Los Cascabeles completaron el giro de último a primero de manera escandalosa, al remontar y vencer a los Gigantes con un estadio Chase Field emocionado como raramente se había visto en el último par de temporadas.

Kirk Gibson guió a Arizona hacia el título en su primera temporada completa como su manejador. Un año después de terminar con una marca perdedora de 65-97, los Cascabeles logran ahora una ganadora de 91-66 y su pase asegurado a la fase final.

La derrota hizo caer a los campeones defensores de la Serie Mundial cinco partidos detrás de Bravos de Atlanta por el comodín de la Liga Nacional, cuando el equipo de San Francisco le quedan ya sólo cinco juegos por disputar de la temporada regular.

Todo lo contrario sucedió con los Vigilantes, que se proclamaron campeones de la División Oeste de la Liga Americana por segunda temporada consecutiva para seguir con la defensa del título del Banderín del Joven Circuito.

El jardinero central Josh Hamilton y el tercera base dominicano Adrián Beltré batearon sendos jonrones y Craig Gentry pegó un cuadrangular dentro del campo para que los Vigilantes ganasen 5-3 a los Marineros de Seattle.

Aproximadamente dos horas después, los Vigilantes (91-66) obtenían su segundo banderín divisional consecutivo cuando los Angelinos de Los Ángeles caían 3-1 ante los Atléticos de Oakland.

Es el quinto título de división para los Vigilantes, que el año pasado disputaron su primera Serie Mundial y perdieron ante los Gigantes.

Se había planeado previamente un espectáculo de fuegos artificiales después del partido y los aficionados estaban invitados a permanecer en el estadio para ver el juego de los Angelinos en las pantallas.

Una vez que los Atléticos lograron la victoria, los Vigilantes celebraron en su propio estadio a más de 2.200 kilómetros de distancia con los jugadores y algunos de los aficionados rociándose de bebidas refrescantes.

Este fue un recuerdo del año pasado, cuando hicieron eso por respeto a los problemas de abuso de bebidas alcohólicas de Hamilton.

Antes que los Cerveceros, Cascabeles y Vigilantes lograsen sus respectivos títulos de división, los Yanquis de Nueva York y los Tigres de Detroit los habían conseguido en la del Este y Central de la Americana, respectivamente.

Mientras que los Filis de Filadelfia se proclamaron campeones por quinta temporada consecutiva en la División Este de la Nacional.

Los Bravos son los grandes favoritos a conseguir el comodín en la Nacional y los Medias Rojas de Boston lideran la lucha en la Americana.