El Athletic Club afronta la visita del Villarreal a San Mamés como una auténtica 'final' después de tres derrotas consecutivas que han precipitado al equipo rojiblanco a posiciones de descenso y han elevado notablemente el nivel de preocupación sobre el futuro del conjunto bilbaíno.

El solitario punto que figura en el casillero del Athletic, sumado en la primera jornada frente al Rayo, es el pobre bagaje obtenido por los jugadores de Marcelo Bielsa en un mal arranque de temporada que ha despertado muchas dudas, sobre todo por la escasa efectividad del juego, tanto en ataque como a nivel defensivo.

El estado de inquietud que han generado esas derrotas frente a Espanyol, Betis y Málaga es palpable tanto en el propio técnico argentino como en una plantilla necesitada con urgencia de una victoria que reafirme su confianza en los nuevos métodos y les permita soltar un lastre anímico cada vez más pesado.

A la vista de los números, el contrario no parece el más adecuado para iniciar el despegue. El Villarreal ha ganado en cuatro de sus últimas cinco comparecencias en 'La Catedral', aunque la calidad de un rival de 'Champions' es precisamente la que hace de este choque el mejor test para calibrar la capacidad de reacción bilbaína.

Acerca del once, es probable que Bielsa opte por repetir el dibujo con tres centrales que empleó en Málaga y que admitió debió haber utilizado también para evitar que el Betis desarbolara a su equipo el pasado domingo.

La principal duda está en saber si en esa terna defensiva recuperará su puesto Fernando Amorebieta, que cumplió sanción en La Rosaleda, o el rosarino sigue apostando por Gurpegui, Ekiza y Javi Martínez.

En caso de repetir alineación, Iraola y De Marcos ocuparían una demarcación de laterales avanzados, con Iturraspe y Muniain por el centro; Gabilondo y Susaeta en las bandas y Llorente como referencia ofensiva.

Mientras, el Villarreal llega a Bilbao con la intención de buscar una victoria que le permita olvidar su mal inicio de temporada y con la necesidad de volver a ganar fuera de El Madrigal, algo que no hace desde su última visita a San Mamés, hace ya seis meses.

Tras ganar al Mallorca el martes pasado, los de Juan Carlos Garrido son conscientes de que una victoria en el campo bilbaíno supondría un golpe de efecto claro que a su vez además, alejaría ya al Villarreal de la zona complicada de la clasificación, en la que se encuentra tras el mal arranque liguero.

A ello se suma que el equipo de Bielsa está llamado a ser uno de los rivales potenciales en la lucha por los puestos europeos. El Villarreal llega a este partido con la idea de seguir creciendo y que su juego vaya mejorando, algo que para que suceda es necesario, según su técnico, acumular victorias y buenos resultados.

Para este partido, el lateral canario Ángel López sigue siendo baja por lesión, como lo ha sido desde el inicio de temporada. El resto de jugadores se encuentran en condiciones y sin problemas para afrontar este partido, por lo que Garrido ha dejado fuera de la convocatoria a Gerard Bordas, Joan Oriol y el delantero Hernán Pérez.

Alineaciones probables:

Athletic Bilbao: Iraizoz; Gurpegui, Javi Martínez, Ekiza; Iraola, Iturraspe, Muniain, De Marcos; Gabilondo, Llorente y Susaeta.

Villarreal: Diego López, Mario Gaspar, Mateo Musacchio, Cristian Zapata, José Manuel Catalá, Bruno Soriano, Borja Valero, Carlos Marchena, Jonathan De Guzmán, Rossi y Nilmar

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité gallego).

Campo: San Mamés.