La superioridad y el protagonismo de los Yanquis de Nueva York dentro del béisbol profesional de la Liga Americana volvió a quedar de manifiesto después de ganar hoy por 4-2 a los Rays de Tampa Bay y asegurarse su pase a la fase final del campeonato por decimosexta vez en 17 años.

La victoria de los Yanquis llegó en el primer partido de la doble cartelera que van a disputar ambos equipos en el Yankee Stadium de Nueva York.

Los Yanquis con marca de 94-60 se aseguran como mínimo el comodín de la Liga Americana y bajaron a dos el número mágico para conseguir el título de la División Este de la Liga Americana, que sería el duodécimo en las últimas 16 temporadas.

Los peloteros de los Yanquis no tuvieron ningún tipo de celebración especial tras estar de nuevo clasificado a la fase final y se limitaron a darse las manos unos a otros al concluir el partido.

El protagonismo en el triunfo de los Yanquis iba a corresponderles una vez más a los peloteros latinoamericanos, en esta ocasión con los dominicanos Eduardo Nuñez y Robinson Canó que pegaron los imparables decisivos para la remontada de los Bombarderos del Bronx que tuvieron que venir de atrás en la pizarra.

Núñez (5), que salió como segunda base, pegó jonrón solitario en el parte baja de la octava entrada para empatar a 2-2 la pizarra y Canó lo siguió con doble impulsador de las dos carreras de la victoria ante el abridor estelar James Shields, que hasta ese momento había estado dominante e intratable desde el montículo.

Sin embargo, el batazo de Nuñez, con un "out" en la pizarra iba a romper por completo la concentración de Shields, que además se iba a ir con la derrota.

La victoria también iba a ser para el relevista mexicano Luis Ayala (2-2), el sexto que utilizo el piloto de los Yanquis, Joe Girardi, que iba a sacar con dos ponches monumentales los dos últimos "outs" del octavo episodio

Pero faltaba el broche de oro del partido y nadie mejor que el taponero panameño Mariano Rivera para salir al montículo en la novena entrada en busca de un nuevo salvamento, dos días después de haber establecido la mejor marca de todos los tiempos en ese apartado.

Rivera, que fue recibido de nuevo con una gran ovación por los fanáticos de los Yanquis, no defraudó en su labor y a ritmo de conga con 1-2-3 sacó a los tres bateadores de los Rays para asegurar la victoria y llegar a los 44 salvamentos en lo que va de temporada y a los 603 como profesional, dos más que Trevor Hoffman, al que batió la mejor marca.

Shields (15-12) iba a cargar con la derrota después de trabajar siete entradas y un tercio, espaciar cinco imparables, permitir cuatro carreras limpias, regaló dos bases por bolas y abanicó a siete bateadores rivales.

La derrota iba a perjudicar enormemente a los Rays (85-69) en su lucha por conseguir el comodín de la Liga Americana que ahora está en poder de los Medias Rojas de Boston (88-67), que se ponen dos juegos y medio de ventaja sobre el equipo de Tampa Bay.

Los Medias Rojas juegan esta noche contra los Orioles de Baltimore.