El béisbol latinoamericano ya tiene otra marca histórica en su poder dentro de las Grandes Ligas después que el relevista panameño Mariano Rivera, de los Yanquis de Nueva York, lograse su rescate 602 como profesional para establecerse como el nuevo "Rey" del juego salvado

Rivera batió el récord de salvamentos en las Grandes Ligas tras asegurar la victoria por 5-4 que consiguieron los Yanquis los Mellizos de Minnesota.

El escenario espléndido e ideal para su gran hazaña fue nada menos que el Yankee Stadium y con 40.045 espectadores puestos de pie, Rivera salió al montículo al comienzo del noveno episodio para ser vitoreado.

El lanzador derecho panameño de 41 años volvió a mostrar su clase y control para dominar sin problemas a los tres bateadores rivales que se enfrentó.

Rivera retiró en orden al campocorto Trevor Plouffe, al jardinero derecho Michael Cuddyer y al primera base Chris Parmelee de los Mellizos.

Parmelee se ponchó con un strike cantado mientras los fanáticos de los Yanquis explotaban en jubilo por el gran logro que había alcanzado Rivera tanto a nivel individual como de equipo.

Rivera, que llegó a los 43 salvamentos en lo que va de temporada, igualó el récord de Trevor Hoffman con su rescate número 601 el pasado sábado ante los Azulejos de Toronto.

Los Yanquis perdieron el domingo, permitiendo que Rivera pudiera alcanzar el hito en la última tanda de juegos como local de la temporada regular.

La nueva hazaña deportiva de Rivera le garantizan un puesto seguro en el Salón de la Fama, además de haber ganado cinco títulos de la Serie Mundial con los Yanquis.

Al concluir el partido, Rivera dijo sentirse emocionado por la marca conseguida, pero en absoluto se consideraba que fuese el mejor cerrador de todos los tiempos.

"Eso es algo que jamás podré decir porque nunca hablaré de mi mismo", comentó Rivera.