El receptor venezolano Ramón Hernández pegó batazo de cuatro esquinas para dirigir el ataque de los Rojos de Cincinnati, que a pesar de haber perdido al abridor dominicano Johonny Cueto, vencieron 7-2 a los Cachorros de Chicago.

Hernández (12) se encargó de iniciar el ataque de los Rojos, que se hicieron de dos victorias consecutivas.

El venezolano pegó batazo de cuatro esquinas en el segundo episodio, llevando a dos corredores en el camino.

Hernández enfrentó al abridor Casey Coleman, y le botó la pelota del campo cuando había corredores en dos almohadillas y un out en la pizarra.

En la lomita el triunfo se lo acreditó el relevo Sam LeCure (1-1) en dos entradas y un tercio, permitió tres imparables, dos carreras y retiró a uno por la vía del ponche.

Para los Rojos el triunfo tuvo un sabor difícil porque perdieron a Cueto. El abridor, líder de las mayores en promedio de efectividad, tuvo descender de la lomita después de tres episodios y dos tercios, debido a una contractura muscular en la parte superior derecha de la espalda.

Por los Cachorros el antesalista Aramís Ramírez tuvo cuatro viajes a la caja de bateo, pegó dos imparables y remolcó una carrera.

La derrota la cargó Coleman (2-8) en tres episodios y dos tercios, aceptó seis imparables, un vuelacercas, seis carreras, dio tres bases y ponchó a cuatro.