La ciclista francesa Jeannie Longo, leyenda en activo del ciclismo e implicada en un caso de dopaje, ha decidido no participar en los próximos Mundiales de ciclismo que se disputarán entre el 21 y el 25 de septiembre en Copenhague, informó hoy la emisora "France Info".

A través de un comunicado, Longo declaró que no está en condiciones "físicas y morales para defender sus oportunidades de mantenerse al más alto nivel en una competición internacional".

La ciclista tenía previsto competir en las pruebas contrarreloj y de ruta.

Según su abogado, Bruno Ravaz, la corredora se encuentra muy afectada por las "injustas" acusaciones vertidas contra ella, después de que el exciclista estadounidense Joe Papp, imputado en 2007 por tráfico de sustancias dopantes, confesara esta semana que vendió ese mismo año eritropoyetina (EPO) china a Patrice Ciprelli, marido y entrenador de Jeannie Longo.

Tras la declaración del traficante, la Federación Francesa de Ciclismo (FFC) decidió abrir un proceso disciplinario y suspender temporalmente a Ciprelli, mientras se intentaban verificar las acusaciones.

Sin embargo, la federación no actuó contra Longo, de 52 años, en cuyo palmarés lucen 13 títulos mundiales y cerca de sesenta nacionales.

Se da la circunstancia de que Longo ya se enfrentaba a una suspensión de entre tres meses y dos años por violar las reglas de localización a las que están sometidos los ciclistas, después de ser advertida tres veces en dieciocho meses por la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD).

La AFLD alegó el pasado mes de agosto que la corredora, sobre la que todavía no se sabe la fecha en la que deberá presentarse ante la comisión, facilitó en dos ocasiones "informaciones imprecisas" sobre su lugar de entrenamiento.

Longo ya dio positivo por efedrina en 1987, pero desde entonces no se había vuelto a cuestionar la ética deportiva de este ídolo del deporte francés.