El Gobierno brasileño garantizó hoy que las principales obras para el Mundial de Fútbol de 2014 estarán terminadas a tiempo pese al serio retraso que existe en los estadios, aeropuertos y otras infraestructuras cuando faltan mil días para el torneo.

"El Mundial es un evento que se promueve solo, pero nosotros debemos aprovechar la oportunidad para promover Brasil", destacó el ministro de Deportes, Orlando Silva, en la presentación del primer balance de obras de cara a la cita futbolística de 2014.

El informe confirma que las obras en general están atrasadas y subraya que las reformas de los aeropuertos de Belo Horizonte, Fortaleza, Manaos, Recife y Salvador, cinco de las doce ciudades que recibirán partidos del Mundial, no han comenzado.

Las obras de ampliación del aeropuerto de Guarulhos, en Sao Paulo, el de mayor tráfico aéreo del país, estarán concluidas a finales de 2013 y requerirán una inversión de 1.330 millones de reales (unos 782 millones de dólares), según el informe.

"Con estas reformas tendremos capacidad para planear nuestro futuro con más tecnología y en un ambiente más productivo", manifestó el secretario de Aviación Civil, Wagner Bittencourt.

Otro aeropuerto que presenta serios retrasos es el de Natal, en el extremo nororiental del país, que también debe estar listo en diciembre de 2013.

La reforma de dicho aeropuerto fue adjudicada en agosto pasado al consorcio Inframérica, formado por el grupo brasileño Engevix y la empresa argentina Corporación América.

Pese a ser doce las sedes, el plan de infraestructura para el Mundial de 2014 incluye trece aeropuertos pues el de Viracopos, en la ciudad de Campinas, vecina a Sao Paulo, también se usará para atender el flujo de visitantes.

En los trece aeropuertos las inversiones ascenderán a 6.462 millones de reales (unos 3.800 millones de dólares de hoy).

Otra de las preocupaciones del Gobierno brasileño es el retraso que existe en la ejecución de las obras del sistema de transporte en el país tras divulgarse que sólo cinco ciudades han iniciado los proyectos diseñados para mejorar la movilidad urbana.

Las obras viarias, que tendrán una inversión total de 12.113 millones de reales (unos 7.125 millones de dólares) ya comenzaron en Belo Horizonte, Cuiabá, Porto Alegre, Recife y Río de Janeiro, ciudad que tiene un amplio programa de reformas urbanas porque también será sede en 2016 de los Juegos Olímpicos.

El balance presentado hoy destaca igualmente el inicio de la construcción o de las obras de reforma de los doce estadios que acogerán los partidos.

La previsión del Gobierno es que nueve de ellos estén completamente acabados a finales de 2012, mientras que los de Manaos, Sao Paulo y Natal sólo estarán concluidos un año después.

Las inversiones en los doce estadios ascienden a 6.645 millones de reales (unos 3.908 millones de dólares).

Las obras de reconstrucción del Maracaná, en Río de Janeiro, que previsiblemente será sede de la gran final de la competición, se encuentran paralizadas desde hace catorce días por una huelga de los trabajadores que acometen la reforma.