El finés Jari-Matti Latvala (Ford) es líder del rally de Australia, décima cita de la temporada, tras la disputa de ocho tramos de la segunda jornada, por delante de su compañero y compatriota Mikko Hirvonen (Ford), y con los hombres de Citroen muy lejos de la cabeza tras los abandonos de ayer.

Son los dos hombres de la marca del óvalo los que se van a disputar el triunfo, puesto que el noruego Petter Solberg (Citroen) asentado en la tercera plaza, está ya a mucha distancia, más de medio minuto, del segundo, pero el resultado puede ser diferente al previsto, tanto por el público como desde el propio equipo.

Y es que si bien Hirvonen podría meterse de lleno en la lucha por el título si consiguiera la victoria, algo que desde la dirección del equipo han manifestado que querrían, Latvala comenzó el día dominando los cuatro primeros tramos disputados, con lo que pronto se hizo con el liderato y puso tierra de por medio con su compañero.

Hirvonen, por su parte, aunque intentó atacar, le fue sumamente difícil ante las condiciones con las que se encontró la pista, era el primero en pasar por los tramos y hoy hacía sol y todo estaba seco, con el perjuicio que eso supone, no como ayer que hubo lluvia y barro, algo que beneficia a quien abre pista.

Es por esto por lo que no se sabe cuál será la actuación ahora del equipo, aunque saliendo Latvala primero mañana a los tramos perderá mucho tiempo.

La segunda mitad de la jornada fue de dominio de los hombres de Citroen. Si ayer los franceses Sebastien Loeb y Sebastien Ogier abandonaban por sendos accidentes, hoy se reenganchaban a la competición con una penalización de cinco minutos por tramo no disputado.

Comenzaron muy atrás, y no fue hasta el primer paso por el parque de asistencia cuando pudieron atacar. Así, Ogier poco a poco fue subiendo puestos hasta encontrarse actualmente en la séptima plaza, favorecido también por la escasa inscripción del rally 'aussie'.

Loeb por su parte está muy retrasado y su única aspiración es sumar algún punto en la clasificación de constructores.

Faltan dos tramos por disputar, que serán dos superespeciales.