El Lokomotiv Yaroslavl, el club ruso de hockey sobre hielo que el pasado miércoles perdió prácticamente a toda su plantilla, no volverá a competir hasta la próxima temporada, anunció hoy el presidente del club, Yuri Yákovlev.

"Nuestro objetivo primordial es cuidar de los familiares y allegados de los fallecidos. El segundo objetivo es conformar un equipo de nivel. Hemos decidido que el club no volverá a jugar hasta la próxima temporada", dijo Yákovlev, citado por la agencia Interfax.

Por otra parte, Alexandr Galímov, el único jugador del equipo de hockey en salir vivo de la tragedia, aunque con la mayor parte de su cuerpo quemada, continúa en estado extremadamente grave, explicaron hoy los médicos de la unidad de quemados de la clínica de Vishnevski, donde está ingresado.

El joven deportista tiene quemaduras en el 80 por ciento de su cuerpo y en los conductos respiratorios, además de contusiones en los riñones y en un pulmón.

Galímov, junto con el ingeniero de a bordo Alexandr Sizov, fueron los dos únicos supervivientes del accidente que sufrió el pasado miércoles el Yak-42 que iba a llevar a los jugadores del Lokomotiv a la capital de Bielorrusia, donde tenían que enfrentarse con el Dinamo de Minsk en la jornada inaugural del campeonato de hockey.

El avión se precipitó al suelo a los pocos segundos después de despegar por razones aún desconocidas, llevándose la vida de 43 personas.

Sizov está ingresado en una de las clínicas más prestigiosas del país, el Instituto Sklifosovski.

Tres días después del accidente, la ciudad de Yaroslavl, unos 200 kilómetros al noreste de Moscú, se despide hoy de los 43 fallecidos en el accidente.

Más de cinco mil personas, con flores, coronas y cintas fúnebres, se acercaron al estadio Arena-2000, donde jugaba el Lokomotiv.

En una solemne ceremonia de despedida, los militares sacaron los ataúdes cerrados al campo, en el que se han colocado fotografías de las víctimas.