El director de Ferrari, Stefano Domenicali. EFE/Archivo