El internacional francés del Real Madrid Karim Benzema fue recientemente víctima de una tentativa de extorsión que pudo ser abortada con una acción policial montada en las afueras de Lyon, reveló hoy "Le Journal du Dimanche".

El intento de chantaje empezó a comienzos de año, cuando un hombre entró en contacto con el entorno de Benzema para amenazar con vender fotos íntimas del futbolista con una antigua novia si no recibía a cambio 900.000 euros (unos 1,26 millones de dólares).

El abogado del jugador, Sylvain Cormier, decidió denunciarlo aunque a su cliente no le inquietara particularmente la divulgación de esas fotografías, según el dominical.

Dos investigadores de la Gendarmería se pusieron a seguir las pistas que iba dejando el autor del chantaje, y así identificaron un móvil con tarjeta prepago que utilizaba para las llamadas amenazantes.

Cuando la presión del estafador aumentó en primavera, los gendarmes decidieron tenderle una trampa en la que Cormier debía participar, y que se desarrolló en un hotel en el extrarradio de Lyon (este de Francia).

El letrado había concertado la cita supuestamente para entregar dinero, mientras que varios agentes se disfrazaron de personal de servicio en el hotel, lo que permitió atrapar al estafador, que era el padrastro de una antigua novia de Benzema.

El delantero del Real Madrid siguió todos estos acontecimientos de lejos -"siguió imperturbable", en palabras de su letrado- y sólo fue informado al comienzo del asunto y al final.

El jugador ha interpuesto otra denuncia por usurpación de identidad en Facebook contra un individuo que montó una falsa cuenta oficial del internacional francés y la utilizó para mostrar imágenes "perversas" a una adolescente de 14 años, informó "Le Journal du Dimanche".

A la vista de este turbio asunto, Benzema se ha dado de baja de Facebook, donde tenía una cuenta personal con seudónimo reservada únicamente a algunas personas próximas.

Esos frentes judiciales se suman a otro más comprometedor para el jugador del Real Madrid. Se trata de la investigación en la que está imputado desde el 20 de julio del pasado año por "solicitación de una prostituta menor de edad" en París.

No obstante, Cormier espera que este caso se cierre con el archivo de la acusación, puesto que la prostituta, Zahia, "ha admitido haber mentido sobre su edad" (el hecho de que era menor en el momento de los hechos) y además en una conversación privada que le fue grabada dio una versión que debería exculpar al futbolista.