Juan Carlos Ferrero se erigió en el gran héroe de la jornada en el Abierto de Estados Unidos tras eliminar al francés Gael Monfils, séptimo favorito en el torneo, en un partido épico por 7-6(5), 5-7, 6-7(5), 6-4 y 6-4, tras casi cinco horas de partido.

El partido fue durísimo para los dos jugadores, pero en especial para el español que ya en la primera ronda necesitó también cinco sets para superar a su compatriota Pablo Andujar, en un duelo que se fue a las 3 horas y media.

El tenista valenciano, tras desaprovechar un servicio en el duodécimo juego para apuntarse la victoria en el primer set, obtuvo el premio a su buen juego en la muerte súbita.

En la segunda manga, el ex número uno del mundo desaprovechó un 3-1 y su servicio, y el francés igualó el partido. Ferrero echó mano de su experiencia para atemperar la mayor agresividad del atlético jugador francés -acabó el partido con 81 golpes ganadores y otros tantos errores no forzados- para mantener siempre intactas sus opciones.

El tercer set, que se le escapó en la muerte súbita, parecía que podría pasarle factura al español, debido al cansancio del primer partido y a sus sempiternos problemas físicos, pero no fue así. Ferrero se mostró muy bien físicamente y forzó el quinto set tras romper el servicio del parisino en el séptimo juego.

No pudieron empezar las cosas mejor para el de Ontinyent en la manga definitiva al conseguir el 'break' en el primer juego. Pudo sentenciar el choque con un 15-40 que no aprovechó en el tercero, pero esa única ruptura le valió para ganar un partido maratoniano y completar una gesta que mereció los aplausos de su adversario al final del partido y de los aficionados que abarrotaron las gradas del Louis Armstrong.

Ferrero se enfrentará en tercera ronda al también español Marcel Granollers, lo que garantiza la presencia de un jugador español en los octavos de final del torneo.