El veterano abridor dominicano Miguel Batista recordará el inicio del mes de septiembre del 2011 como la jornada en la que lanzó pelota ganadora para los Mets de Nueva York que vencieron por 7-5 a los Marlins de Florida y se quedó con su triunfo número 100 de profesional.

Batista trabajo seis entradas para tener bajo control al bateo de los Marlins y luego recibir el apoyo del tercera base David Wright que pegó sencillo de dos carreras en el tercer episodio cuando los Mets abrieron el camino del triunfo al conseguir racimo de cuatro anotaciones.

El veterano abridor de 40 años, que hizo su primera salida de titular desde el pasado 22 de abril, cuando estaba con los Cardenales de San Luis, espació seis imparables, permitió dos carreras limpias, dio tres bases por bolas y abanicó a tres bateadores.

Batista, que lleva 17 temporadas en las Grandes Ligas y se convirtió en el tercer lanzador en activo para lanzar al menos con 10 equipos diferentes, entró en la rotación en el puesto del lesionado Jonathon Niese y ayudó a los Mets a conseguir los Mets marca de 4-1 en las series contra los Marlins.

El veterano abridor dominicano, que tiene marca de 110-112 como profesional y no salía como abridor desde el pasado 27 de julio del 2010 cuando jugaba con los Nacionales de Washington, consiguió el honor de no permitir que el toletero Gaby Sanchez, primera base de los Marlins, que llegó al partido con .353 de promedio de bateo, cuatro jonrones y 11 carreras impulsadas contra los Mets, se fuese en blanco.

Su compatriota el campocorto Emilio Bonifacio tuvo tres imparables y tres carreras impulsadas para los Marlins, incluyendo dos con sencillo que pegó en el noveno episodio cuando el equipo de Florida anotó racimo de tres.

Pero de nuevo los fallos en la defensa de los Marlins le iban a pasar factura al cometer tres errores que los dejaron con la vigésima derrota en los últimos 25 partidos que han disputado.

El abridor Clay Hensley (2-6) sólo aguantó dos entradas en el montículo para ser castigado con dos imparables y cuatro carreras --dos fueron limpias--, regaló dos boletos y saco un ponche para ser el perdedor.