El abridor Madison Bumgarner empató su mejor marca de 11 ponches para recibir el apoyo del segunda base Jeff Keppinger y el antesalista venezolano Pablo Sandoval, que pegaron sendos jonrones consecutivos, en la victoria por 4-0 que lograron los Gigantes de San Francisco ante los Cachorros de Chicago.

El triunfo permitió a los Gigantes (72-65) romper una racha de tres derrotas consecutivas y evitar la barrida en la serie de cuatro juegos.

Además se quedaron a cinco juegos y medio de los Cascabeles de Arizona (77-59), que son los líderes en la División Oeste de la Liga Nacional.

Bumgarner (9-12) iba a estar brillante desde el montículo en la jornada que comenzó agitada desde la gerencia general cuando Brian Sabean, responsable del cargo, anunció cambios drásticos en la novena de los Gigantes.

El abridor le dio el impulso que el equipo necesita para recuperar la lucha por el título de la División Oeste y lanzó ocho entradas con sólo dos imparables permitidos para dar también dos bases por bolas.

El relevista Sergio Romo trabajó el noveno episodio para sacar a ritmo de conga los tres últimos "outs" del partido que iba a ser el undécimo juego con la pizarra en blanco de carreras permitidas por parte de los Gigantes en lo que va de temporada.

El jardinero dominicano Alfonso Soriano, que había pegado jonrones en cada uno de los dos primeros partidos de la serie y cuatro en los siete partidos disputados con los Cachorros, esta vez se fue en blanco (2-0), recibió una base por bolas y también se ponchó una vez.

Keppinger (6), que también impulsó carrera en el quinto episodio, lideró el bateo oportuno al pegar jonrón en cuarto, seguido por Sandoval (16), ambos con bambinazos solitarios contra el abridor mexicano Rodrigo Lopez (4-6), que perdió su tercera salida consecutiva y tiene marca de 0-5 ante los Gigantes.

Los dos jonrones consecutivos fueron los primeros que tuvieron los Gigantes desde que el pasado 2 de junio lo hicieron Freddy Sánchez y Aubrey Huff.

Keppinger también envió la pelota por encima de los asientos del jardín izquierdo y Sandoval lo hizo hasta mandar la pelota por el derecho para que la se fuese hasta el agua de la bahía McCovey Cove, donde hacía mucho tiempo que los cazadores de souvenires no tenían la oportunidad de lograr alguno.

Sandoval logró por sexta vez en su carrera enviar la pelota al agua y la segunda en lo que va de temporada, mientras que un segundo pelotero de los Gigantes este año también mandó la bola hasta el agua.

Los Gigantes han pegado 58 batazos que la pelota llegó hasta la bahía de los 82 que se han registrado en los 12 años que tiene el AT&T Park.

El ex toletero Barry Bonds, que posee el récord de jonrones de todos los tiempos en las Grandes Ligas (762), pegó 35 cuadrangulares que la pelota se fue a la bahía McCovey Cove con los Gigantes.

La jornada comenzó con el anuncio por parte de Sabean de enviar al jugador de campo dominicano Miguel Tejada y al jardinero Aaron Rowand --el segundo mejor pagado del equipo-- para asignación, sacándolos de la primera plantilla.

Los Gigantes no han ganado una serie en su campo en seis oportunidades, desde que superaron 2-1 a los Cerveceros de Milwaukee en la que disputaron del 22 al 24 del pasado julio y han perdido cinco consecutivas en la competición global.

El equipo de San Francisco evitó ser barrido por los Cachorros por primera vez desde el 20 al 22 de mayo de 1994 y en su campo, desde el 13 al 15 de septiembre, de 1993, cuando jugaban en el Candlestick Park.

Los Gigantes concluyeron el mes de agosto con marca perdedora de 11-18 y 78 carreras anotadas, la producción más baja desde que consiguieron 77 en abril del 2009, que también fue cuando lograron sólo 10 triunfos.