Argentina dominó a voluntad y con 18 puntos de Luis Scola venció el miércoles 86-51 a Uruguay, que tuvo así un mal debut en el preolímpico de las Américas.

Andrés Nocioni y Juan Gutiérrez aportaron 16 puntos cada uno para el segundo triunfo consecutivo de Argentina, que arrancó un día antes venciendo 84-52 a Paraguay.

Argentina otra vez tuvo un arranque arrollador que se tradujo en un parcial de 10-0 que obligó a su rival a pedir un tiempo muerto apenas pasados los tres minutos.

Con control de ambas zonas pintadas, apertura del balón y buena puntería, los argentinos dejaron sentado de entrada su poderío con un primer parcial de 25-7 para irse al descanso 53-19 arriba.

Manu Ginobili, el nervio motor de los argentinos, aportó siete puntos y fue el habitual soporte del equipo, que sobre el cierre del último parcial estiró la diferencia para cerrar la tercera parte con un 74-30 que a la larga puso candado a las ilusiones uruguayas.

Uruguay sufrió la ausencia de su escolta y figura Leandro García Morales, quien se levantó con fiebre y no fue incluido en la alineación. Y esa ausencia fue destacada por los argentinos.

"Creo que aprovechamos bien la ausencia de García Morales", dijo el técnico Albiceleste Julio Lamas. "Hicimos un gran trabajo en el primer tiempo y pudimos sacar una buena diferencia".

En general, Uruguay resultó permeable al poder ofensivo de Argentina que lidera el Grupo B con cuatro puntos junto con Puerto Rico, que a primera hora venció 101-55 a Paraguay.

"Fue una derrota sumamente frustrante", dijo Bruno Fitipaldo, el mejor encestador uruguayo con 11 anotaciones. "Ahora hay que dar vuelta la página y entender que a este tipo de torneos no se viene a ver qué pasa sino a salir mordiendo".