Al menos nueve de los doce estadios que Brasil está construyendo o reformando para el Mundial de fútbol que el país organizará en 2014 estarán finalizados en diciembre de 2012, más de una año antes del evento, aseguró hoy la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

"De los 12 estadios en que se disputarán los partidos, diez ya está en obras y la conclusión de nueve de esos está prevista para diciembre de 2012, mucho antes del inicio del Mundial", afirmó Rousseff en una columna que escribe los martes para los diarios regionales.

La entrega de algunos de los estadios en diciembre de 2012 es una exigencia de la FIFA debido a que los mismos serán usados para la Copa de las Confederaciones, que se disputará en Brasil un año antes del Mundial.

La mandataria se refirió al avance de las obras para el Mundial al ser indagada por un lector sobre si el Gobierno no debería adoptar medidas inmediatas ante el atraso de algunas de las obras necesarias para el evento deportivo.

"Estamos vigilando la ejecución de las obras para poder organizar el mejor Mundial en la historia", garantizó la jefe de Estado en su columna.

Rousseff admitió que las obras para la construcción del estadio de Sao Paulo, la mayor ciudad del país, comenzaron hace apenas un mes tras ser superados los problemas que impedían el inicio del proyecto.

Admitió igualmente que el estadio de la ciudad de Natal aún no comenzó a ser construido pero dijo que se están "creando las condiciones para el inicio de las obras".

Rousseff agregó que las obras de ampliación de los aeropuertos de seis de las doce sedes del Mundial ya comenzaron y que ya fueron lanzadas las licitaciones para las obras en los aeropuertos de otras cinco ciudades.

Según la mandataria, para facilitar las obras y reducir los costos del Estado, el Gobierno ofrecerá a empresas privadas concesiones para reformar y administrar los aeropuertos de Brasilia y de Natal, así como de dos terminales aéreas en la ciudad de Sao Paulo, incluyendo Guarulhos, que es la de mayor tránsito en el país.

"La subasta de concesión del aeropuerto de Natal fue realizada con éxito y este mismo año comenzaremos las obras en los puertos, que estarán concluidas hasta 2013", afirmó.

La presidenta dijo que el Congreso brasileño aprobó un Régimen Especial de Contrataciones para el Mundial que permite flexibilizar las licitaciones con el fin de agilizar las obras.

Aclaró que ese régimen, sin embargo, no ablanda el control y la fiscalización para impedir el desvío de recursos públicos.

Según Rousseff, otro paso dado por Brasil de cara al Mundial fue la creación de la Secretaría Extraordinaria de Seguridad para los Grandes Eventos, un organismo adscrito al Ministerio de Justicia y que tendrá la misión de coordinar todas las fuerzas de seguridad durante eventos especiales como el Mundial y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016.

"El Gobierno, en asociación con las administraciones regionales y municipales de las ciudades sede, trabaja, por lo mismo, en el cumplimiento de todos los compromisos asumidos", aseguró.

Pese a las garantías de la mandataria, diferentes sectores, incluyendo la propia Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), cuestionan el atraso en algunas de las obras, especialmente en cuanto a los aeropuertos.