El español Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1), campeón del mundo de MotoGP y que al final acabó cuarto la carrera de Indianápolis, no tuvo reparos a la hora de reconocer que "dadas las circunstancias creo que he hecho una buena carrera"

"Hemos cambiado en cada entrenamiento la moto y hasta he salido con los reglajes de Spies, pero desde la séptima vuelta se me cerraba la dirección y cada vuelta iba peor", lamentó Lorenzo.

Con respecto al título mundial, Jorge Lorenzo fue claro al afirmar que "se puede se puede seguir soñando, pero se cada gran premio se complica más y será difícil ganar carreras con asiduidad".