El internacional argentino Pablo Aimar deslumbró a Portugal con su resistencia física y calidad de juego, en la victoria del Benfica frente al Twente (3-1), que garantizó a los "encarnados" el acceso a la Liga de Campeones.

"¿Va a cumplir 32 años o serán 23?", tituló el diario "A Bola" para definir la buena forma física del centrocampista, que a sus 31 años ha sorprendido a la afición portuguesa en el comienzo de esta temporada.

El diario "Record" fue más allá al concederle el órdago al "mejor del partido", a pesar de que el belga internacional de 22 años Axel Witsel, fichado este verano por el Benfica, ocupó la mayoría de las portadas por sus dos tantos.

Aimar "está en un momento de forma absolutamente increíble" y "es el motor de todo el proceso ofensivo" del Benfica, justificó el periódico.

El propio entrenador del equipo lisboeta, Jorge Jesus, afirmó que fue "uno de sus mejores partidos" desde que está en el Benfica. "En esta posición no se desgasta tanto y le hizo sobresalir más su capacidad técnica", destacó el técnico.

Aimar, ex jugador del Zaragoza y del Valencia, también confirmó con sus declaraciones su buen estado físico y su afán por superarse en su cuarta temporada en un equipo en el que dice sentirse cómodo.

"Me siento bien y espero estar aún mejor el lunes (contra el Nacional). Cuando se juega en un equipo que sabe lo que juega, que intenta ganar siempre y tiene grandes jugadores, todo es más fácil", aseguró.

Sobre las posibilidades de su equipo en la Liga de Campeones, el argentino, que cumplirá en noviembre 32 años, se mostró ilusionado al afirmar que "soñar no cuesta nada".

Benfica, con hambre de títulos después de una temporada sin muchas alegrías deportivas, entra en el bombo dos de la Liga de Campeones esta tarde y podría enfrentarse al Real Madrid o Barcelona.