El técnico español del Roma, Luis Enrique Martínez, asegura que no hace distinciones entre el conjunto de su plantilla y el delantero italiano Francesco Totti, a quien sacó a jugar a unos quince minutos del final en el último partido, motivando el supuesto malestar del capitán.

"Un equipo no está compuesto por un único jugador, sino por un grupo formado por muchas individualidades. Yo gestiono un conjunto amplio de jugadores y de él elijo a los más preparados para cada partido", afirmó Luis Enrique en una rueda de prensa en la sede deportiva del Roma.

El asturiano explicó que elige a los futbolistas titulares basándose en el trabajo durante los entrenamientos, lo que le llevó a dejar a Totti para el final del último encuentro, disputado el pasado jueves en la ronda de clasificación previa para la Liga Europa contra el Slovan Brastislava.

El técnico del Roma recalcó que esa es su forma habitual de trabajar, algo que no está dispuesto a cambiar por "rumores" que no responden, como lo hacen sus decisiones, al día a día del club.

Luis Enrique subrayó que, de haber problemas, él es de los entrenadores que prefieren hablar con los futbolistas cara a cara e insistió en que, por el momento, Totti no le ha comentado nada sobre su supuesto malestar.

Desde que el Roma, sin Totti en el once inicial, perdió el pasado jueves 1-0 contra el equipo eslovaco, la prensa italiana se ha hecho eco de un supuesto enfado del capitán del equipo, que no habría encajado bien su ausencia del equipo titular, en el que tampoco estaba el delantero Marco Borriello, uno de los fijos de la pasada campaña que también salió en los últimos minutos el jueves.

Estos rumores, de los que ningún protagonista había hablado hasta hoy, se acrecentaron el pasado domingo, cuando Totti acudió a entrenar a la ciudad deportiva del Roma con una camiseta en la que se podía leer "Basta".

El ex entrenador del Barcelona B reconoció que es "normal" que los futbolistas que no jueguen se sientan molestos, pero precisó que "algunas normas son iguales para todos, porque la fuerza de un equipo depende más del funcionamiento del grupo que de las individualidades".

El Roma se enfrenta mañana en la capitán italiana al Slovan Brastislava en el partido de vuelta de la fase de clasificación para la Liga Europa, un encuentro en el que el club romanista necesita al menos dos goles.

Luis Enrique, quien afronta su primera temporada al frente del vestuario del equipo italiano, reconoció que está "un poco preocupado" por la falta de gol del equipo, pero se mostró optimista y afirmó que el Roma está "trabajando muy bien".