Novak Djokovic se sentó en su silla al lado de la cancha e hizo un gesto de dolor mientras un masajista le manipulaba su hombro derecho.

Momentos después, el serbio reanudó el encuentro pero sus servicios no tuvieron la potencia que suelen tener, sus débiles golpes de derecha dieron contra la red y fue quedándose cada vez más rezagado en el marcador contra el británico Andy Murray en el encuentro de fogueo antes del Abierto de Estados Unidos o U.S. Open.

En la transmisión de CBS, Mary Carillo le preguntó a su compañero locutor, el ex número uno Jim Courier, si viendo a Djokovic batallar tanto había cambiado su apreciación de que el serbio debía ser considerado favorito para ganar el último torneo de Gran Slam del año, que comienza el lunes.

"Ni remotamente", respondió Courier. "No lo afecta para nada".

Sí, dado lo grandioso --casi perfecto, de hecho-- que Djokovic ha aparecido hasta ahora en el 2011, mucha gente todavía lo ve como el rival a vencer en el Abierto de Estados Unidos. Aun con ese cansado y fastidioso hombro que eventualmente lo condujo a abandonar la final del Masters de Cincinnati la semana pasada.

El abandono quedó registrado como se segunda derrota en 59 partidos durante la maravillosa temporada que ha tenido, la cual incluyó una racha de 41 victorias y nueve títulos, que abarcan Wimbledon y el Abierto de Australia.

"Era de esperarse. He jugado tantos partidos este año. Quiero decir, he estado ganando mucho, ¿saben?, y llegando a las últimas instancias de cada evento", dijo Djokovic. "Considerando que el calendario del tenis es muy trajinado, es normal esperar a que en algún momento uno esté exhausto".

Considerando todas las dolencias y varios problemas que últimamente han causado tropiezos a figuras de alto nivel del tenis, probablemente sea normal que Djokovic no esté al 100% de su nivel. Aun así, estimó: "Tengo la confianza que puedo recuperarme y estar listo".

Al hacer una lista de las estrellas del deporte un día antes del sorteo del jueves en Nueva York se puede notar que casi todos los participantes han sido afectados por algo:

Rafael Nadal, el campeón defensor, tiene ampollas en su pie izquierdo y los dedos hipersensibles por una quemadura que se hizo al tocar un plato de cerámica caliente en un restaurante. Al margen de eso, el español tiene un récord de 0-5 ante Djokovic este año, todos en finales, y dos dolorosas derrotas en Montreal y Cincinnati.

"A veces estás jugando bien; otras veces estás jugando mal", dijo Nadal. "Estoy jugando un poco peor de lo normal".

Roger Federer, quien cuenta con cinco títulos de U.S. Open entre sus 16 trofeos de Gran Slam, también salió relativamente temprano de esos dos cruciales torneos de fogueo en canchas duras. Ahora, el suizo enfrenta la posibilidad real de ver cortada su racha de ocho años ganando al menos uno de los cuatro torneos más importantes de la temporada. También cumplió 30 años el 8 de agosto y el último hombre en ganar un título de Grand Slam después de pasar esa edad fue Andre Agassi en el Abierto de Australia del 2003.

Serena Williams mencionó que tenía una hinchazón en el dedo gordo del pie derecho al abandonar el torneo de Cincinnati, un problema minúsculo en relación con el de Djokovic. La estadounidense, quien encabeza a las mujeres activas en el deporte con 13 títulos de Grand Slam, tres de los cuales los obtuvo en Nueva York, es una de las preferidas del público, aun cuando cumplió 28 después de haber pasado casi un año entero con problemas de salud.

— La cabeza de serie en la rama femenina, Carolina Wozniacki, parece estar saludable pero está atravesando por un momento de debilidad, al haber perdido sus primeros dos partidos en canchas duras, incluyendo uno contra Christina McHale de Nueva Jersey y de solo 19 años.

Al menos ellos están planeando participar en Flushing Meadows.

La belga Kim Clijsters, que cosechó tres títulos del Abierto de Estados Unidos, incluidos los del 2009 y del 2010, se abstuvo de participar en el torneo porque sufre una lesión en un músculo estomacal. También se retiró el campeón del 2001, Lleyton Hewitt.

En el Masters de Cincinnati, Nadal, el segundo en el ranking mundial, y Federer, el tercero, sucumbieron en los cuartos de final antes de que Djokovic desistiera en la final. Se preguntó a Murray, el cuarto, si eso podría ser un buen presagio para sus oportunidades de ganar un primer título en Nueva York.

"Estoy seguro que cuando empiece el US Open el lunes entrante todos ellos estarán bien", dijo Murray. "Pienso que cada uno de ellos estará jugando a un alto nivel, mucho mejor de lo que hemos visto aquí".

___

Howard Fendrich está en Twitter: http://twitter.com/HowardFendrich