Esta es la temporada en la que los Jets de Nueva York llegarán al Super Bowl. Rex Ryan lo garantiza.

Y hay más. El bravucón entrenador asegura que la franquicia levantará su primer trofeo Lombardi desde la era de Joe Namath.

Este es un cuento viejo, pero a Ryan no le importa. Es lo que cree, y no cambiará de parecer.

"Me reitero en lo que siempre he dicho", afirmó.

Eso significa que, después de perder dos años consecutivos en la final de la Conferencia Americana, los Jets darán el próximo paso y se coronarán campeones de la NFL.

"Dicen que a la tercera va la vencida, así que ojalá sea así", comentó el ala cerrada Dustin Keller. "Creo firmemente qe podemos hacerlo. Como dijo Rex, vamos a ganar el Super Bowl y tenemos toda la habilidad para hacerlo. Sólo tenemos que dar el último paso, ganar ese partido y luego ganar un Super Bowl por segunda vez. Sin duda tenemos el talento para lograrlo".

No es fácil llegar dos temporadas al hilo a la final de la conferencia, y hacerlo tres veces consecutivas es una rareza. Los Bills de Buffalo fueron el último equipo que lo hizo, cuando ganaron cuatro títulos consecutivos de la conferencia de 1990-93, y luego perdieron en el Super Bowl cada una de estas temporadas.

Los Jets tampoco quieren hacerle compañía a los Raiders de 1973-75, el único equipo que ha perdido tres años al hilo en la final de la Conferencia Americana.

"¿Qué es lo que sigue para nosotros?", preguntó el running back LaDainian Tomlinson. "Tiene que ser ganar el campeonato".

Gran parte de esa responsabilidad recae en el quarterback Mark Sánchez, quien tiene que ser mejor que en sus dos primeras campañas en la liga.

"Mi mejoría determina el techo y el potencial de este equipo", reconoció el descendiente de mexicanos. "Tenemos todo el potencial del mundo, y ahora es el momento de que yo pase al próximo nivel".

También tendrá que desarrollar pronto la química con sus nuevos receptores. Santonio Holmes está de regreso y es el blanco favorito de Sánchez, pero Braylon Edwards, Jerricho Cotchery y Brad Smith cambiaron de uniformes.

En su lugar, llegaron Plaxico Burress, quien no juega en la NFL desde hace casi tres años tras cumplir una sentencia de cárcel de 20 meses, y Derrick Mason, un veterano de 37 años que quiere ganar un título antes de retirarse.

Burress y Mason han tenido lesiones en la pretemporada que los marginaron de entrenamientos y partidos de fogueo, pero ambos confían en que podrán aportar con su experiencia y talento.

"Creo que todos sabemos que se necesita más de una persona para convertir a un equipo en un campeón", señaló Burress. "Todos encajamos bien. Todos tenemos un talento específico. En cuanto a los receptores, tenemos tres jugadores que pueden hacer de todo".

Incluso con tres receptores de renombre, Ryan destacó que la filosofía ofensiva será la misma de siempre, con énfasis en el juego por tierra. Shonn Greene será el running back titular, con Tomlinson como especialista en tercer down.

Además, la especialidad de Bryan es la defensa, que la temporada pasada fue la tercera mejor en la liga.