Mike Jacobs se convirtió en el primer jugador suspendido por Grandes Ligas por arrojar positivo a hormona de crecimiento humano (HGH) en los controles que el béisbol estableció en su programa de ligas menores.

El inicialista de 30 años, quien estuvo en las mayores de 2005-10, fue suspendido el jueves por 50 partidos por utilizar la sustancia prohibida. Los Rockies de Colorado lo despidieron inmediatamente.

Jacobs dijo en un comunicado que utilizó HGH para recuperarse de lesiones en las rodillas y la espalda. Se disculpó y afirmó que espera continuar con su carrera después que cumpla con su castigo.

Jacobs es el primer atleta profesional norteamericano que es sancionado por utilizar HGH. Terry Newton, un jugador de rugby británico, arrojó positivo y fue suspendido el año pasado.

"Tenemos un programa (antidopaje) e hizo lo que tenía que hacer. No vamos a evadir el asunto", dijo el comisonado de Grandes Ligas, Bud Selig.

Rob Manfred, vicepresidente de relacionales laborales de Grandes Ligas, indicó que el béisbol ha analizando cuidadosamente lo que hacen otros deportes para controlar el uso de drogas.

"Todos los deportes tienen los mismos problemas y enfrentan las mismas dificultades", señaló Manfred. "Sometimos una propuesta para realizar pruebas de sangre para HGH y ya veremos qué sucede".

Jacobs ha jugado seis campañas en las mayores, en las que suma 100 jonrones y 310 remolcadas con los Mets, Marlins y Reales.

Al momento de ser suspendido, era líder del equipo de Triple-A de los Rockies con 23 cuadrangulares y 97 impulsadas.