Los Bravos de Atlanta siguen ideando formas nuevas de celebrar. El martes, lo hicieron con el pequeño costal de brea, y la víctima principal fue el venezolano Martín Prado.

"Traté de quitarme", dijo Prado, sonriente, luego de conectar un sencillo con dos outs en el undécimo inning, para dar a los Bravos su segunda victoria consecutiva en el último turno de un encuentro.

Atlanta venció 2-1 a los Gigantes de San Francisco.

"Me llenaron de polvo, con la bolsa de brea, quedé todo cubierto", dijo Prado. "Está bien, fue una gran victoria".

El novato panameño Randall Delgado se había cambiado ya de ropa para el momento en que los Bravos amarraron el triunfo, pero desde luego que cumplió con su tarea para que Atlanta triunfara. El lanzador de 21 años no toleró imparables en seis entradas de su segunda apertura en las Grandes Ligas.

Se le relevó después de permitir su único imparable, un jonrón de Cody Ross en la apertura del séptimo inning, para igualar el encuentro a 1.

Delgado insistió en que nunca pasó por su mente la idea de lanzar un juego sin hit, pero sabía lo bien que había laborado. Con ello, parecía más difícil su regreso a las ligas menores, de las que fue convocado para ocupar el lugar del lesionado Tommy Hanson.

Pero el lanzador volverá a la Triple A, pues Jair Jurrjens saldrá el miércoles de la lista de los lesionados.

"Fue muy emocionante", dijo Delgado. "Estoy muy orgulloso de mí mismo".

El emergente Brooks Conrad encendió el ataque definitivo con un doble de terreno. Avanzó a la antesala con un rodado y anotó con un sencillo de Prado, al jardín contrario, frente a Javier López.

Tras el hit por el bosque derecho, los compañeros de Prado corrieron detrás suyo y lo alcanzaron en la intermedia, donde le lanzaron varios objetos, en lo que se ha vuelto una tradición de Atlanta, que es líder de la Liga Nacional con 22 triunfos en el último turno al bate.

"Esto es lo que más me gusta de este equipo", dijo Prado. "Siempre seguimos peleando hasta el final. Si perdemos, perdemos dando pelea".

En otros duelos de la Liga Nacional, los Diamondbacks de Arizona se impusieron 3-2 a los Filis de Filadelfia, con derrota de Roy Halladay (15-5); los Piratas de Pittsburgh superaron 5-4 a los Cardenales de San Luis, por quienes el dominicano Albert Pujols llegó a 30 jonrones por 11ma temporada consecutiva, y los Marlins de Florida vencieron 6-5 a los Rockies de Colorado, con el primer triunfo del venezolano Aníbal Sánchez (7-6) en más de dos meses.

Además, los Nacionales de Washington vencieron 6-4 a los Rojos de Cincinnati; los Cerveceros de Milwaukee derrotaron 2-1 a los Dodgers de Los Angeles; los Astros de Houston se impusieron 6-5 a los Cachorros de Chicago, y los Padres de San Diego vencieron 6-1 a los Mets de Nueva York.

En la Liga Americana, pese a lo erráticos que se han visto los Tigres, por momentos parecen aspirantes a la Serie Mundial, sobre todo cuando Justin Verlander está en el montículo.

Verlander permitió el martes una carrera en más de siete entradas y un tercio para ser el primero en ganar 18 juegos en Grandes Ligas y el venezolano Miguel Cabrera produjo tres anotaciones en la victoria de Detroit por 7-1 sobre los Mellizos de Minnesota.

"Cada triunfo es importante ahora para nosotros", dijo Verlander.

Detroit extendió a dos juegos y medio su ventaja en la División Central de la Liga Americana, al ganar 8-7 a los Indios de Cleveland en un partido prolongado a 14 entradas.

Los Tigres habían perdido dos compromisos en fila al llegar al encuentro, y sus últimas cuatro victorias habían sido por una carrera. En esta noche, no hubo apuros, particularmente por la labor eficaz del serpentinero.

Verlander (18-5) realizó 29 lanzamientos en la primera entrada, pero recuperó el control después y recibió siete imparables en otra salida impresionante. Ponchó a ocho bateadores para superar la cifra de 200 en el año, dio una base por bolas y bajó su promedio de carreras limpias admitidas a 2.31.

"Lanzó increíble", dijo Cabrera. "Cada vez que él lanza, uno puede ver que trabaja durante siete entradas".

El dominicano Ramón Santiago conectó su tercer cuadrangular de la temporada por los Tigres, un cañonazo solitario en el sexto episodio.

El abridor de Minnesota Nick Blackburn (7-10) permitió cinco carreras y 11 hits en cuatro entradas y dos tercios. Dio dos bases por bolas y ponchó a un adversario.

En una doble cartelera, los Medias Rojas de Boston superaron el martes 3-1 a los Rays de Tampa Bay en el primer encuentro. Tampa Bay se vengó en el segundo, al imponerse por 6-2, pese a un triple play logrado por los Medias Rojas.

El dominicano David Ortiz no jugó ninguno de los dos encuentros, por una bursitis en el talón derecho.

Los Medias Rojas fueron rebasados por los Yanquis de Nueva York, que vencieron 9-7 a los Reales de Kansas City.

El dominicano Robinson Canó disparó un cuadrangular de tres carreras, sumergiendo la pelota en las fuentes del Kauffman Stadium, para apoyar la labor de su compatriota Iván Nova (12-4) y dar el triunfo a los Yanquis.

Asimismo, los Atléticos de Oakland ganaron 8-4 a los Orioles de Baltimore; los Rangers de Texas 7-3 a los Angelinos de los Angeles, y los Azulejos de Toronto 13-7 a los Marineros de Seattle.