El River Plate debutará este martes en el torneo argentino de la Segunda División ante el Chacarita Juniors, tras haber quedado en junio pasado fuera de la competición de oro por primera vez en la historia.

El River Plate es el equipo más laureado de Argentina con 34 títulos de Liga y su descenso provocó conmoción en el fútbol local, al punto de que las autoridades no han logrado adoptar una sanción al club por los incidentes ocurridos tras el traumático empate con el Belgrano con el que perdió la Promoción.

Todavía se espera que el Comité de Seguridad clausure su estadio 'Monumental' por aquellos hechos, lo cual se estima que ocurrirá a partir del miércoles, una vez que el equipo debute en ese escenario con público en los graderíos.

La presentación del conjunto riverplatense en el torneo B Nacional es considerada un acontecimiento deportivo de máximo interés y ha provocado la modificación de los horarios de los encuentros de la Primera División programados para el mismo día.

La televisión pública emitirá en directo los partidos del River y los medios de comunicación anuncian una amplia cobertura en los 38 encuentros que deberá disputar hasta mediados de 2012 con el objetivo de regresar a la categoría de honor.

En el torneo B Nacional compiten equipos con ricas historias. Chacarita Juniors es uno de ellos, ya que ha sido campeón de la Primera División en 1969, como Huracán en 1973, Quilmes en 1978, Ferrocarril Oeste en 1982 y 1984 y Rosario Central en 1971, 1973 y 1980. También otros con recorrido de la Primera División, como Gimnasia y Esgrima La Plata, Atlanta e Instituto de Córdoba.

El equipo 'millonario' se presentará ante el Chacarita con la reincorporación de dos delanteros que vistieron su camiseta en anteriores ocasiones y que regresaron al club para colaborar "en su etapa más difícil", Fernando Cavenaghi y Alejandro 'Chori' Domínguez, cedido por el Valencia.

Su entrenador es Matías Almeyda, hasta junio pasado, medio centro y capitán del River, quien sucederá en el cargo a otro histórico del club, Juan José López, con el que descendió de categoría.

Almeyda confesó hace diez días su tristeza por el comienzo del torneo Apertura de la Primera División sin el River Plate.

Al referirse al torneo de la segunda categoría, afirmó: "La verdad es que no me preocupo tanto por el rival, me preocupo más por River. El fútbol se juega con buenos jugadores y River los tiene".

El presidente del club, Daniel Passarella, ex futbolista y entrenador riverplatense, afirmó que el descenso del equipo será "una mancha" imborrable en su vida.

"Yo asumo mi responsabilidad y este descenso con River va a ser una mancha que me acompañará toda la vida. Siempre voy a ser el presidente que llevó a River a la B, sin que importe lo que pasó antes", indicó en relación a la larga crisis que el club soportó hasta su llegada a la presidencia.

"En algún momento pensamos en (Alejandro) Sabella, (Marcelo) Bielsa y Ramón Díaz para que asumieran el cargo de entrenador, pero al final nos decidimos por Almeyda que es parte del club y una persona que le gusta trabajar", añadió.

La conmoción provocada por el descenso del River llevó a Julio Grondona, presidente de la federación (AFA) a proponer el mes pasado la modificación de los torneos con el ascenso por decreto de 18 equipos y la realización de un torneo con 38, de lo cual desistió tras una oleada de críticas de distintos sectores de la sociedad argentina.

Al respecto, Passarella afirmó que "River va a aceptar las reglas del juego y va a jugar en la B Nacional. Por eso repudiamos desde el primer momento un probable torneo de 38 equipos".

"Queremos volver a Primera deportivamente. No nos gustaba que se jugara un torneo sin descensos", agregó.