La ofensiva de los Gigantes de San Francisco vuelve a producir y a tener el bate oportuno para que el primera base Brandon Belt pegase dos jonrones que les ayudaron a ganar por 5-2 a los Marlins de Florida.

La aportación de Belt fue todo lo que necesitó el abridor Ryan Vogelsong, que lanzó poco más de siete episodios para conseguir su décimo triunfo, la mejor marca de su carrera.

Belt (4) castigó dos veces al pegar de cuarto esquinas en el sexto episodio, sin corredores en los senderos.

El inicialista volvió a recetar la misma dosis con otro toletazo de vuelta entera en la octava entrada, también solitario.

Los guardabosques Cody Ross (9) y Nate Schierholtz (8) apoyaron el ataque con sendos cuadrangulares. A Ross le correspondió romper una racha de los Gigantes de 21 jonrones solitarios de manera consecutiva, al pegar con un corredor a bordo en el tercer episodio.

En la lomita la victoria fue para Vogelsong (10-2) en siete entradas y dos tercios, permitió cuatro imparables, un vuelacercas, dos carreras, dio dos bases por bolas y ponchó a ocho bateadores rivales.

El cerrador dominicano Ramón Ramírez (2) lanzó únicamente un tercio de episodio para apuntarse el rescate, después que dejó a un bateador con la carabina al hombro.

Los Gigantes (66-55), que ganaron dos partidos consecutivos, se colocan a un juego y medio de los Cascabeles de Arizona (67-53), que son líderes en la División Oeste de la Liga Nacional.

La derrota la cargó el abridor Chris Volstad (5-9), que en seis episodios, aceptó siete imparables, tres jonrones, cuatro carreras, dio dos pasaportes y ponchó a siete bateadores.