El bateador designado puertorriqueño Jorge Posada pegó grand slam y remolcó seis carreras en su regreso del banquillo y llevó a los Yanquis de Nueva York a un triunfo por 9-2 sobre los Rays de Tampa Bay.

Los Yanquis de momento ganaron terreno en la carrera por el primer lugar de la División Este de la Liga Americana y quedan a 1,5 juegos de los líderes de ese grupo los Medias Rojas de Boston, que juegan contra los Marineros de Seattle.

Posada (10), que hizo su regreso después de estar en el banquillo durante seis días, sorprendió pegando grand slam.

El boricua lo hizo en la quinta entrada sobre los lanzamientos del relevo Brandon Gomes, para vaciar la casa cuando había un out en la pizarra.

Posada pegó por todo lo alto del jardín derecho en castigo a la serpentina de Gomes.

La victoria se la acreditó el abridor Phil Hughes (3-4) en seis episodios, permitió cuatro imparables, un jonrón, dos carreras, dio una base y ponchó a seis.

El derrotado fue el abridor Jeremy Hellickson (10-8) en cuatro entradas y un tercio, aceptó ocho imparables, un jonrón, cuatro carreras, dio dos pasaportes y retiró a cuatro por ponche.