El técnico del Roma, el español Luis Enrique Martínez, cree que la selección española está sometida "a una gran presión" desde que ganó la Eurocopa (2008) y el Mundial (2010), lo que puede influir en los partidos amistosos como el de ayer en Bari (sureste italiano), en el que España perdió 2-1 contra Italia.

"Somos campeones de Europa y del mundo, por lo que estamos bajo una gran presión que, como ya le ocurría a Francia hace unos años, nos obliga a ganar siempre", explicó el entrenador "giallorosso", en declaraciones recogidas hoy por los medios de comunicación italianos.

En su valoración del encuentro, Luis Enrique se refirió también a las "muchas lesiones" que hubo en los noventa minutos y que obligaron a abandonar prematuramente el terreno de juego a varios jugadores españoles, como el delantero del Chelsea Fernando Torres o el defensa del Barcelona Gerard Piqué.

Sobre la actuación de la selección italiana, el asturiano reconoció haber visto "buena calidad" durante todo el primer tiempo del partido, aunque advirtió de que el enfrentamiento entre Italia y España fue un amistoso.

Por ello insistió en que la selección italiana deberá demostrar su nivel en los partidos oficiales.

"Ha sido un amistoso, no es en estos partidos en los que se mide el valor de un equipo. Lo veremos en los encuentros de verdad, aquellos que se disputarán en la Eurocopa" del próximo año, concluyó el entrenador del Roma, que mañana viajará a Valencia para jugar un amistoso contra el equipo de Unai Emery.