El partido de la primera jornada de la liga inglesa que iba a enfrentar al Tottenham Hotspur y al Everton el sábado a las 14.00 horas GMT quedó hoy aplazado debido a los disturbios de los últimos días en Inglaterra, anunció la Premier League.

Por el momento, el único encuentro aplazado del arranque liguero será éste, que se iba a disputar en el barrio donde estalló la oleada de actos vandálicos durante la noche del pasado sábado.

El presidente de la Premier League, Richard Scudamore, señaló hoy que la decisión de retrasar el partido fue tomada tras hablar con la policía y valorar los daños que sufrió la zona del estadio de White Hart Lane durante los altercados de los últimos días.

"La policía ha hecho un trabajo estupendo, pero durante toda la semana Tottenham ha sido escenario de disturbios, y las autoridades no han tenido suficiente tiempo de hacer lo necesario" para devolver la normalidad a la zona, apuntó Scudamore.

El presidente de la Premier League aseguró que los otros nueve partidos previstos para esta jornada tienen visos de jugarse, aunque continúan a expensas de "cualquier nuevo problema", y ha indicado que la situación se aclarará definitivamente en las próximas horas.

"Apoyamos a la policía en todo lo que decidan, y ellos quieren que esos partidos se disputen tanto como nosotros", afirmó Scudamore.

Un comunicado en la página web del Totthenham anunciaba asimismo que la suspensión del encuentro se tomó "por razones de seguridad relacionadas con la infraestructura de acceso al estadio tras los disturbios del sábado por la noche".